Un estudio revela 80 incidencias desde octubre en el saneamiento y pluviales de Aldán-O Hío

Augas Limpas estima que hay que inspeccionar 53 viviendas sobre las que hay dudas respecto a la conexión a la red

Canexa Fonte de Espiñeira, bajo la cual confluyen fecales y pluviales.

Canexa Fonte de Espiñeira, bajo la cual confluyen fecales y pluviales. / Fdv

Un estudio de campo realizado por las asociaciones vecinales de O Hío y Aldán, coordinadas por la Plataforma Augas Limpas Aldán-O Hío, recogió 80 incidencias o anomalías en el saneamiento y gestión de pluviales en las aldeas de las riberas de la ría de Aldán-O Hío desde el pasado octubre. El informe aporta fotografías, localización GPS, descripciones propuestas de los propios vecinos para solucionar el reparto competencial entre las administradores. Ejemplares de este estudio serán distribuidos a todas las fuerzas políticas municipales, a la concesionaria del agua, la UTE Gestión Cangas, y a Augas de Galicia. Con este documento, lo que se pretende es que sea tenido en cuenta cuando personal técnico afronte el estudio en profundidad del problema y el equipo de gobierno proponga una programa de intervención detallado. No obstante, Aguas Limpas afirma que, mientras tanto, el citado censo propone intervenciones que se pueden llevar a cabo de forma inmediata, como actuar sobre puntos de entrada de escorrentías en el saneamiento que se pueden resolver con un coste económico muy reducido, o realizar las inspecciones de 53 viviendas sobre las que hay más que dudas de que tengan conexión de pluviales o fecales.

Canexa Fonte de Espiñeira, bajo la cual confluyen fecales y pluviales.

VVrtido en el tramo de la desembocadura del río Orxas, junto a la alameda de Aldán, el año pasado. / Santos Álvarez

Gracias a este censo, la Plataforma Augas Limpas Aldán/O Hío y las asociaciones vecinales que la integran tienen datos objetivos desde los que defender sus propuestas y realizar demandas concretas ante las distintas administraciones. Este colectivo anima a los vecinos de Cangas a que hagan lo mismo en sus aldeas y se prometen que contarán con su asesoramiento.

El próximo día 20 de junio, la Plataforma Augas Limpas desarrollará en el salón de plenos del Concello de Cangas, a las 19.00 horas, un acto abierto a toda la ciudadanía relacionado con la contaminación por fecales de las rías gallegas, especialmente en las de Aldán-O Hío. Hay que recordar que la plataforma presentó recientemente una moción ciudadana que se va a debatir en el pleno del próximo 28 de junio. Esencialmente demanda la unidad de todas las fuerzas políticas para avanzar, paso a paso, en la aplicación de medidas para aminorar un problema que se agrava con los años.

El acto consistirá en la visualización de vídeos explicativos del problema y el material será subido a las redes sociales y distribuido entre los centros educativos. La plataforma señala que una gran parte de las nuestras aguas negras (fecales) y grises (duchas, piletas, lavadoras...) en lugar de entrar en la depuradora se vierten directamente a las rías de Aldán-O Hío y Vigo. “Vivimos en un paraíso que debemos preservar Resulta perturbador contemplar la belleza del mar que nos rodea al tiempo que meditar que está lleno de los residuos que arrojamos desde nuestras propias viviendas”.

Entre los ejemplos de incidencias detectadas señalan la Canexa da Fonte de Espiñeira, en donde bajo ella discurre el saneamiento de fecales e confluye toda la escorrentía de la larguísima calle Fonte da Espiñeira sin que los vecinos sepan discernir a donde va la enorme cantidad de pluviales que va concentrando esta vía. Todo parece indicar que están conectadas con fecales.

También señalan el CEIP Espiñeira y su entorno, en donde se demanda una inspección de la zona pues se sospecha que el agua de la lluvia y un naciente del colegio están conectados a las fecales. En este estudio confirman una casa en Pinténs con un pozo de barrena fuera de control, situado en el exterior del portal de entrada a la finca, que mana agua continuamente y fue conectado a la red de las fecales.

Suscríbete para seguir leyendo