Colectivos de Bueu piden que el faro de Ons se convierta en un museo

Una vista del faro de la isla de Ons, en el Parque Nacional Illas Atlánticas.

Una vista del faro de la isla de Ons, en el Parque Nacional Illas Atlánticas. / Cedida

Colectivos de Bueu presentaron esta semana un escrito en la Autoridad Portuaria de Marín para solicitar que el faro de la isla de Ons se convierta en un museo precisamente sobre los faros. Una petición que se presenta una vez que ya ha concluido el proceso para la automatización de las instalaciones.

La petición está promovida por la Asociación Ecoloxista Anduxía, Asociación Micolóxica Naturalista Liboreiro y Asociación Amigos das Embarcacións Tradicionais Os Galos, tres colectivos de Bueu. Uno de los colectivos más relacionados con la isla, la Asociación Cultural PineirÓns también defiende una posición similar y su presidente, Celestino Pardellas de Blas, a través de boletín Onstopus defiende que el faro se convierta en un museo, biblioteca y centro de investigación de la cultura de Ons y demás islas del parque nacional.

Las tres asociaciones que suscriben el escrito presentado ante la Autoridad Portuaria de Marín argumentan que cuando un faro se automatiza comienza el declive del edificio y en otros casos acaban destinándose a “un uso privado, convirtiéndose en restaurantes o hoteles”. El faro de Ons es uno de los elementos que resulta más atractivos para los visitantes que acuden a la isla y es uno de los espacios más visitados. El archipiélago bueués recibe más de 130.000 visitantes al año, “por lo que no faltarían visitas al museo”, argumentan los colectivos firmantes.

Una de la salas del faro destinada a uso museístico.

Una de la salas del faro destinada a uso museístico. / Cedida

En el caso de Ons defienden que esta construcción vinculada a la seguridad marítima presenta todas las características para convertirse en un espacio museístico. En primer lugar porque conserva muchos elementos originales desde su inauguración hace casi un siglo, en 1926, como los azulejos de cerámica de “Cartuja” que recubren las paredes o los techos decorados con madera de cedro. Y en segundo lugar porque el faro ya cuenta con una sala museo con elementos de gran relevancia histórica y náutica, como por ejemplo la lámpara Chance de capillos de 85 milímetros, que fue la primera en iluminar el faro y que aún funciona.

Otro elemento que juega a favor es su ubicación porque cuenta con un fácil acceso, es un mirador sobre las Rías Baixas ya que desde su emplazamiento se pueden divisar las rías de Vigo, Pontevedra, Arousa y con la isla de Sálvora al norte y el archipiélago de Cíes al sur, ambos también del Parque Nacional Illas Atlánticas.

Un ejemplo de cerámiuca "Cartuja" en los pasillos del faro de Ons.

Un ejemplo de cerámiuca "Cartuja" en los pasillos del faro de Ons. / Cedida

Los colectivos firmantes del escrito argumentan que la amplitud del faro permitiría habilitar otras zonas para usos museísticos dada la historia marítima del entorno y el lugar tan privilegiado que ocupa. Temáticas como los naufragios en Ons y las Rías Baixas, los fareros en la isla, la historia de la señalización marítima o contenidos vinculados al Parque Nacional Illas Atlánticas.

Al mismo tiempo, ponen en valor la historia de los fareros que a lo largo de las décadas fueron pasando por la isla. “Forman parte del patrimonio cultural de Ons, tanto por su labor de conservación del actual edificio como por su participación a lo largo de la historia en la vida cotidiana del archipiélago, entre otras cosas ejercieron como profesores en determinadas épocas de la historia de la isla”, recuerdan. A ello hay que unir su “importantísimo” papel en la historia marítima de las Rías Baixas. “Testigos de numerosos naufragios y parte muy activa en la mejora de la seguridad marítima de la zona”, concluyen.