El abogado en huelga denunciado por no asistir a un juicio comparece arropado por compañeros

Fue advertido por la Audiencia de cometer un presunto delito si no lo hacía | Los letrados hablan de persecución

Vista oral donde el abogado de oficio es Ramón Souto

Vista oral donde el abogado de oficio es Ramón Souto / Gustavo Santos

El juicio aplazado el día 23 de mayo en la Sección Segunda de la Audiencia de Pontevedra por no asistir el abogado de oficio, Ramón Souto, que mantiene, junto a otros compañeros, la huelga indefinida en este gremio, se celebró ayer con máxima expectación. El letrado cangués tuvo el apoyo de sus compañeros en una vista por presunta estafa en la que Ramón Souto defendía al acusado, al que no se le había concedido tan siquiera la justicia gratuita. Además, la Fiscalía no acusa y pide la libre absolución. La ausencia del abogado el día 23 fue elevada a la Fiscalía y al juzgado de guardia.

Abogados en huelga, arropando al profesional apercibido de Cangas, ayer, en la Audiencia. |   // G. SANTOS

Abogados en huelga, arropando al profesional apercibido de Cangas, ayer, en la Audiencia. | // G. SANTOS / Juan Calvo

Ramón Souto se vio obligado a asistir ante una contundente providencia que la Audiencia remitió ayer al abogado cangués en el que se le advertía de que de no hacerlo estaría cometiendo un delito. La decisión del tribunal se ampara en un fallo que en su día emitió el Tribunal Constitucional. Ramón Souto tiene la intención de recurrir la providencia. En la misma se da cuenta de que no había lugar a la suspensión de la vista solicitada por Ramón Souto. “Como ya ha dicho la sala en otras ocasiones, no se ha justificado ningún interés legítimo por el perjudicado o por el acusado, partes en el procedimiento y titulares del derecho a la tutela judicial efectiva en los términos del artículo 24 CE; se están alegando como causa de suspensión los intereses legítimos de la letrada y el procurador, que no son parte del procedimiento, y ejercitan la defensa de los intereses de otros que le son encomendados”. En la providencia se menciona a una del Tribunal Constitucional, de fecha 19 de diciembre de 2023, en la que se señala que ese tribunal tiene fijada doctrina específica en laque se declara que los abogados de oficio, cuando se trata de la presentación del servicio de justicia gratuita organizado por los Colegios de Abogados a los que pertenecen, no son trabajadores ni empleados públicos del Estado y, por lo tanto, no pueden ejercer los derechos que corresponden a tales trabajadores y empleados públicos, incluyendo el derecho a huelga.

Un caso de justicia gratuita denegada

Con respecto a la vista oral, la misma fue paralizada hasta el jueves, cuando tendrán que declarar los testigos que faltan. Después se formularán las conclusiones definitivas y el informe sobre la prueba por las partes. Se enjuicia al acusado por una presunta estafa a un vecino de O Morrazo que con una capacidad intelectual límite, que pagó al acusado 27.000 euros por unos libros que recibió el denunciante en su domicilio denominados “Bodas de sangre” de García Lorca.

Suscríbete para seguir leyendo