Novameira asegura que ya intentó un arreglo en el conflicto por el aparcamiento en Couso

El presidente de la asociación de vecinos había marcado unas zonas en donde aparcar “pero la vecina quiere que no estacione en todo el vial”

Vial de Couso, con coches aparcados.

Vial de Couso, con coches aparcados. / Fdv

Redacción

El presidente de la Asociación de Vecinos Novameira de Meira, Pablo Piñeiro, asegura respecto al conflicto vecinal entre los partidarios y no partidarios de aparcar en el vial de Couso que llevó en los últimos días a la rotura de la luna de un coche, que ya intentó hace dos años una solución. Reconoce que se reunió con la mujer que se queja de que se siga aparcando en el vial cuando dice que está prohibido, y asegura que él mismo había pintado unas marcas para que los otros vecinos aparcaran sin molestarle a ella. Pero asegura que aunque estuvieron un tiempo con cierta calma, esta mujer les siguió grabando, generando crispación y regresó del enfrentamiento. Recuerda que uno de los vecinos cedió incluso parte de su finca al Concello para hacer más ancho el vial y favorecer que ella pudiera maniobrar para entrar en su casa

Pablo Piñeiro asegura que no es posible lo que pide esta mujer, que ahora dice que habla en nombre de tres afectados, de que se prohíba aparcar en el vial para cumplir con la normativa municipal porque no tiene tres metros de ancho. En su opinión señala que sí tiene más de tres metros y se puede aparcar, que por lo menos tiene cinco, y que los coches no obstaculizan la circulación. “Con ceder todos un poco se soluciona el problema”, añade el presidente de Novameira que, sin embargo, no ve que esta mujer entre en razón y genera mucho conflicto. Igual que propuso el Concello, Piñeiro cree que con una ampliación de su portal de entrada, ella tendría un vado municipal que impide aparcar también en los extremos: “Pero se niega, no cede y lo que quiere es que nadie aparque”.

Con respecto a la señal de prohibido estacionar que ella dice que había antes y que fe arrojada a un campo, el presidente vecinal asegura que la señal no era para este tramo en conflicto, que puede tener unos 10 o 15 metros”. Piñeiro asegura que no ve tanto problema al camino como al de la falta de entendimiento entre las dos partes, en donde ella es una.

Suscríbete para seguir leyendo