Moaña pagará en febrero los últimos 10.000 euros de su histórica deuda financiera

La última letra bancaria pone fin a una serie de obligaciones del Concello que se habían acumulado durante décadas | En 2012 suscribió un plan de ajuste y en 2015 debía 13,2 millones

Los ediles de la corporación de Moaña, en el pleno de anoche.

Los ediles de la corporación de Moaña, en el pleno de anoche. / Gonzalo Núñez

El Concello de Moaña acumuló durante décadas una ingente deuda pública debido, sobre todo, a la solicitud de créditos con distintas entidades financieras, además de pagos atrasados con distintos proveedores municipales. Esto llevó al gobierno liderado por José Fervenza (PP) a verse obligado a suscribir un plan de ajuste y un plan de pago a proveedores en el año 2012. Desde entonces comenzó una reducción de las deudas que se aceleró con la llegada del bipartito en 2015, cuando se establecieron criterios como la licitación de suministros y servicios para disminuir en todo lo posible los costes. El próximo 10 de febrero esta deuda financiera llegará a su fin. Será entonces cuando las arcas municipales abonen una letra de algo menos de 10.000 euros para liquidar un crédito con el banco BBVA. En los meses anteriores se liquidaron deudas similares con Caixabank y a través de la Mancomunidade do Morrazo, según explica el edil de Facenda, Jorge Parcero (BNG).

En verano de 2015 llegaba al cargo de concejal de Facenda Aldán Santamarina (BNG), que durante ocho años fue el rostro visible de la reducción de deuda y de la disminución casi al mínimo del periodo de pago a proveedores. En ese momento el Concello debía 13,2 millones de euros, sumando los créditos bancarios, las facturas de proveedores que estaban sin pagar, la deuda con la Seguridad Social y con entidades como Sogama por el tratamiento de la basura. El pasado mes de febrero la factura total ya había descendido del millón de euros.

Llegó a acumular impagos millonarios a la propia Seguridad Social

Con el alivio financiero que supondrá decir adiós a la histórica deuda, el Concello solo tendrá por delante dos pagos suscritos en los últimos años. Uno es el crédito a interés cero del Fondo de Cooperación Local para ejecutar las obras de rehabilitación de los astilleros tradicionales de Casqueiro e Carlagho. Tras garantizarse la ayuda del Galp, Moaña solo debe hacer frente con fondos propios a una anualidad de este préstamo, de menos de 30.000 euros y que se saldará a lo largo del ejercicio 2024.

Por otro lado, tanto en 2024 como en 2025 las arcas municipales deben hacer frente a sendos pagos de 472.000 euros. Esta deuda saltó a la luz de forma inesperada hace justo un año y se debe a una sentencia del Juzgado Contencioso Administrativo Número 3 de Pontevedra, que condenó a la administración local a pagar en concepto de indemnización un total de 1.415.000 euros a la empresa concesionaria del ciclo del agua en la villa, FCC-Aqualia. El origen de la denuncia de la gestora del agua estuvo en el pleno del 31 de octubre de 2019, cuando todos los grupos de la corporación se negaron a aprobar una actualización de las tarifas que pagan los vecinos por este servicio para actualizar el IPC, ya que el coste seguía siendo el mismo desde el año 2004.

El concejal Jorge Parcero trabaja en la redacción de unos presupuestos municipales para 2024 que ya no se verán lastrados por el pago de los créditos. Asegura que el monto será similar al de las cuentas ahora en vigor: alrededor de 13 millones de euros.

Dos anualidades para cumplir la sentencia en favor de Aqualia, el último lastre

La aprobación de los nuevos presupuestos “se hará a comienzos de año, lo antes posible”. Uno de los aspectos de los que está pendiente es a que la Diputación de Pontevedra apruebe las partidas que concederá a Moaña el próximo ejercicio dentro del programa “Máis Provincia”.

Asimismo, los distintos departamentos del Concello están solicitando presupuestos con las obras priorizadas en los consellos vecinales de barrios y parroquias, para incluirlas como inversiones reales. Estas reuniones con todos los colectivos se celebraron a lo largo de las últimas semanas.

El ejecutivo local explicó en varias ocasiones que las razones del incremento de los presupuestos en los últimos dos mandatos hasta rozar los 13 millones están, en buena medida, en la decisión adoptada de ceder al organismo provincial ORAL la recaudación de impuestos, tasas y precios públicos. “Esto permitió ordenar los cobros y asegurarnos que todos ellos se ejecutan”, apuntaron.

Seguridad Social

En la deuda acumulada durante décadas por el Concello de Moaña y que quedará saldada en febrero, destacó durante mucho tiempo el dinero que se le debía a la Seguridad Social por el impago correspondiente en las nóminas de los trabajadores municipales. Fue necesario incluso cerrar un plan de pagos a 10 años con este organismo del Estado. Los últimos pagos fueron de 322.108 euros y 161.718 y se habían efectuado en el mes de diciembre de 2015.

Suscríbete para seguir leyendo