Bueu abre la campaña del erizo con capturas de calidad y fija un precio mínimo de 11 euros para salir al mar

El recurso se estrenó con un precio medio de casi 16 euros | Los barcos de momento solo saldrán tres días y con un tope de 80 kilos

Los tripulantes de un barco descargan las capturas del primer día de la campaña del erizo en el puerto de Bueu.

Los tripulantes de un barco descargan las capturas del primer día de la campaña del erizo en el puerto de Bueu. / Gonzalo Núñez

El plan conjunto de explotación del erizo de las cofradías de Bueu y Portonovo, en la ría de Pontevedra, volvió ayer al mar después de un parón de seis meses. El primer día de actividad resultó productivo para las embarcaciones, que empezaron a llegar al puerto bueués poco antes de las once de la mañana y con capturas de gran calidad. El sector ha decidido implementar nuevas medidas para la conservación del recurso y una de las más importantes es la subida del precio mínimo de venta, que ahora será de 11 euros el kilo. “Por menos de ese precio no se saldrá al mar”, explican desde la Cofradía de Bueu.

Un marinero de Bueu muestra un erizo abierto a su llegada al puerto de Bueu.

Un marinero de Bueu muestra un erizo abierto a su llegada al puerto de Bueu. / Gonzalo Núñez

Ayer, en el estreno de la campaña, el erizo se pagó a una media de casi 16 euros el kilo. “Es una cotización muy buena”, subrayan desde la cofradía, que explican que la inmensa mayoría de la producción se destina al mercado internacional. Principalmente hacia Francia.

La campaña de este apreciado equinodermo abarca desde el 1 de octubre hasta el 30 de abril, aunque en el caso del plan conjunto de Bueu y Portonovo llevan años adelantando un mes ese cierre como una medida adicional para la conservación del recurso. Las cofradías que comenzaron ayer el trabajo fueron estas dos de la ría de Pontevedra, así como la de Vigo y Baiona. Otras, como Cangas, han preferido esperar hasta hoy.

La descarga de las capturas de erizo en el interior de la lonja de Bueu para proceder al pesaje.

La descarga de las capturas de erizo en el interior de la lonja de Bueu para proceder al pesaje. / Gonzalo Núñez

El plan de explotación de Bueu y Portonovo está compuesto por ocho embarcaciones. El sector ha acordado continuar fijando límites por debajo del máximo autorizado para reforzar la protección del recurso. El plan permite cuatro días de actividad a la semana, pero las tripulaciones han decidido salir solo tres. “Esta medida estará vigente por lo menos en los meses de octubre y noviembre. En diciembre, cuando suele haber mal tiempo y el recurso también se cotiza más, sí que se podrían trabajar los cuatro días semanales”, explican desde el sector. En la campaña anterior solo se salía el cuarto día si el precio de venta estaba por encima de los 16 euros/kilo.

El tope máximo de capturas es de 100 kilos por embarcación, un límite que de manera voluntaria han decidido rebajar hasta un máximo de 80 kilos. Ayer no tuvieron problemas para completarlo. “El primer día siempre es bueno. Estuvimos trabajando en la cara exterior de Ons, cerca de la costa”, explicaban. Los barcos aprovechan que de momento el mar y las condiciones meteorológicas permiten trabajar en esta zona, que es la más expuesta a las inclemencias, y así reservan otros lugares más abrigados para los meses más duros del invierno.

Un tripulante delante de las capturas de algunos de los barcos del plan de explotación de Bueu y Portonovo, ayer en el puerto de Bueu.

Un tripulante delante de las capturas de algunos de los barcos del plan de explotación de Bueu y Portonovo, ayer en el puerto de Bueu. / Gonzalo Núñez

El balance de la primera jornada no solo es positivo por la capturas, sino también por su calidad. “Se puede ver que el tamaño del erizo es grande y que tiene mucha hueva, más que el año pasado a estas alturas”, confirmaban las tripulaciones de varios de los barcos que descargaban en Bueu.

La anterior campaña del erizo se cerró con capturas por encima de los 28.000 kilos y con unos ingresos que superaron los 436.000 euros, lo que consolida a este recurso como el segundo en importancia dentro de la lonja de Bueu, solo por detrás del pulpo. Durante la campaña navideña su precio rozó los 25 euros y el importe medio de se situó en torno a los 14 euros kilo.

Suscríbete para seguir leyendo