BNG y PSOE arrancan las negociaciones en Bueu con la garantía de investir alcalde a Félix Juncal

La renuncia del cabeza de lista de los socialistas no cambia el compromiso de facilitar un gobierno “progresista y de izquierdas” | La reunión de ayer fue una “toma de contacto” y las partes hablan de predisposición favorable

A la izquierda, Laura Ogando, Martín Villanueva, Xosé Leal y Alberto Moital. A la derecha, Isabel Quintás, Rosa Piñeiro y Celso Dopazo.   | // G.N.

A la izquierda, Laura Ogando, Martín Villanueva, Xosé Leal y Alberto Moital. A la derecha, Isabel Quintás, Rosa Piñeiro y Celso Dopazo. | // G.N. / david garcía

Las comisiones designadas por el BNG y PSOE de Bueu comenzaron ayer la ronda de contactos para negociar un pacto de gobierno para los próximos cuatro años. La repentina decisión del cabeza de lista de los socialistas, Camilo Macenlle, de renunciar a su acta de concejal no varía la hoja de ruta. Antes de comenzar la reunión de ayer la secretaria general del PSOE de Bueu, Rosa Piñeiro, fue contundente a la hora de asegurar que su partido garantizará la investidura del candidato del BNG, Félix Juncal, para que Bueu tenga “un gobierno de izquierdas y progresista”. Unas declaraciones en consonancia con el pacto sellado esta misma semana en Santiago por los responsables autonómicos de cada una de las formaciones, que se apoyarán mutuamente en aquellos concellos en los que una de sus candidaturas haya sido la más votada.

El escenario escogido para esta primera reunión fue el Centro de Desenvolvemento Asociativo (CDA), encima de la sala Amalia Domínguez Búa. Por parte del BNG acudieron Alberto Moital, Xosé Leal, Laura Ogando y Martín Villanueva, mientras que por el PSOE acudió su secretaria general, Rosa Piñeiro, junto a los que ahora deberían ser los ediles electos en la corporación: Isabel Quintás y el veterano Celso Dopazo, que además es secretario de Organización. Isabel Quintás confirmó ayer a FARO que dará el paso y será la portavoz municipal socialista en el Concello tras la renuncia de Camilo Macenlle. “No es algo que estuviese previsto y llega de sorpresa. Pero asumo el reto con mucha ilusión, responsabilidad y rodeada de un equipo estupendo. Es todo un orgullo y voy a dar la cara por el PSOE”, avanza.

De momento no está claro si Celso Dopazo también tomará la misma determinación. Desde el PSOE se refieren a él como “el corazón del partido en Bueu” y en los próximos días tomará una decisión. Actualmente tiene 70 años y está jubilado como empresario de la construcción.

Los representantes en la comisión negociadora se refirieron a la reunión de ayer como una “toma de contacto y presentación”, que se desarrolló en un clima “cordial” y de buena predisposición. La parte socialista solicitó información de las diferentes áreas municipales, que desde el BNG se comprometieron a facilitar en los próximos días para que pueda ser analizada en clave interna. También acordaron la fecha de la siguiente reunión, que está prevista para el próximo lunes.

La agrupación socialista también aprovechó la jornada de ayer para agradecer el trabajo y la implicación de Camilo Macenlle a lo largo de los últimos meses. “Aceptar ponerse como cabeza de lista de un partido no es una decisión fácil y él lo hizo. Estamos muy agradecidos por su trabajo y aportación. La decisión de renunciar al acta es personal y totalmente respetable”, explica Rosa Piñeiro.

La secretaria general del PSOE de Bueu también fue contundente a la hora de valorar la oferta lanzada este fin de semana por el PP para explorar un gobierno alternativo. “Absolutamente nada. No tenemos conocimiento de nada de eso, salvo por los medios de comunicación”, afirma. No hubo ningún contacto entre las dos partes y desde el PSOE descartan un pacto con la candidatura de Elena Estévez.

El pleno de constitución de las nuevas corporaciones está previsto para el próximo sábado 17 de junio a mediodía. El BNG cuenta con ocho concejales, el PP con siete y el PSOE con dos. La investidura de Félix Juncal como alcalde podría ser por dos vías: con el voto favorable del PSOE ya que la mayoría absoluta son nueve ediles o bien con una abstención, que asegura la elección de Juncal como cabeza de lista de la formación más votada en los comicios del 28 de mayo. Después aún tendrían varias semanas para seguir negociando un posible gobierno de coalición antes la convocatoria del pleno organizativo, en el que debe aprobarse el reparto de áreas y concejalías.

El candidato del PSOE de Bueu, Camilo Macenlle, deposita su voto en el colegio electoral de Cela.

El candidato del PSOE de Bueu, Camilo Macenlle, deposita su voto en el colegio electoral de Cela. / Fdv

[object Object]

La decisión de Camilo Macenlle de presentar su dimisión apenas una semana después de las elecciones municipales cogió con el pie cambiado a más de uno. Una renuncia que desde algunos sectores vinculaban a una hipotética petición de una dedicación exclusiva dentro de un posible pacto de gobierno. Una cuestión sobre la que la ejecutiva socialista de Bueu prefiere no pronunciarse y que Camilo Macenlle, con su habitual franqueza, matiza. “Yo no pedí ninguna dedicación exclusiva para mí, yo tomé la decisión de dimitir la misma noche de las elecciones. Lo único que hice fue retrasarla un poco para pensarlo más fríamente y no tomar una decisión en caliente”, afirma. Una explicación de la que en todo caso se puede inferir que el PSOE pondrá sobre la mesa la posibilidad de alguna dedicación dentro de un hipotético pacto de gobierno.

El cabeza de lista del PSOE de Bueu en los comicios del 28 de mayo insiste en que sus expectativas electorales eran otras y no duda a la hora de hablar de “batacazo”. La agrupación socialista perdió votos con respecto a 2019, pero mantiene dos actas de edil que le dan un papel protagonista a la hora de garantizar la gobernabilidad. “Hablo de batacazo en toda regla porque considero que se daban las circunstancias idóneas para aspirar a bastante más, con un gobierno del BNG cuya política hace aguas”, insiste.

La decisión de renunciar a la toma de posesión de su acta de concejal la fue madurando en los últimos días, en consultas con sus allegados y familiares. Macenlle cumplió 65 años el pasado mes de marzo y ya está oficialmente jubilado. “Creo que estoy en una edad para hacer cosas, no para jugar a hacer política”, apunta en alusión al escenario que se abre en el Concello de Bueu.

Una vez tomada la decisión de dar un paso al lado evita pronunciarse sobre el proceso de negociaciones abierto entre BNG y PSOE y se muestra convencido de que las dos formaciones alcanzarán un acuerdo, incluso a pesar de la oferta lanzada este fin de semana desde el PP. “Es una cuestión de estrategia y el PP intenta también jugar sus cartas”, sentencia Camilo Macenlle.

Suscríbete para seguir leyendo