Entran las máquinas en Areamilla y el PSOE recuerda lo que pasó en playa de Rodeira

Las obras se realizan con una excavadora y la intención de las mismas es la protección del sistema dunar de la playa

Obras, ayer, en Areamilla |   // SANTOS ÁLVAREZ.

Obras, ayer, en Areamilla | // SANTOS ÁLVAREZ. / Juan Calvo

Las máquinas entraron ayer en la playa de Areamilla, donde el Concello de Cangas emprende un proyecto de restauración y protección del sistema dunar. El grupo municipal socialista, a través de su portavoz, Eugenio González, asegura que los trabajos están muy lejos de proteger el sistema dunar, al contrario. El PSOE llama la atención sobre esta obra, porque recuerda que la entrada de una excavadora en la playa de Rodeira provocó que la alcaldesa cesara del gobierno bipartito de entonces al propio Eugenio González y a la que era en aquella época edil de Medio Ambiente, la socialista Pilar Nogueira.

Las obras fueron encargadas a la empresa Ecoplanin Xestión Información Ambiental S.L. por un importe de 28.392 euros. De forma sorprendente, es una obra que se asume con fondos propios del Concello, pero se gestionó ante Costas del Estado y la Xunta de Galicia, que tiene competencias en el ámbito de afección del Plan de Ordenación del Litoral (POL).

Los trabajos consisten en renovar el vallado y los cierres, además de acondicionar el terreno circundante y un refugio para ocultar los contenedores de residuos. También está previsto trasladar la actual pista de voley playa a la explanada próxima, fuera de la zona dunar, aunque se dotará de arena además de acondicionar la senda peatonal y los accesos a la playa, que contribuyen a su deterioro. También se procederá a limpiar los baños y caseta de socorrista, elementos de madera que protegen del tráfico rodado, se colocará nuevos carteles informativos y se retirarán especies invasoras, como la uña de gato, de forma manual, o las zarzas, con medios mecánicos.

Los trabajos causaron gran expectación. Se trata de uno de los arenales más visitados, al quedar muy próximo del casco urbano, en la zona de Balea.

Sin embargo, el gobierno local no puso ninguna pega a los trabajos realizados por la empresa. Y mantiene que todo marcha con la normalidad que se esperaba de los mismos, que el verdadero objetivo es proteger el sistema dunar, no destrozarlo.

Suscríbete para seguir leyendo