Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota de Bueu puede quedarse por tercer año seguido sin campaña de la vieira

Los muestreos constatan índices de toxina elevados | La cofradía confía en poder trabajar en enero si consigue compradores

Un barco de Bueu descarga sus capturas de vieira en la explanada de la lonja. | // SANTOS ÁLVAREZ

La flota de Bueu corre el riesgo de quedarse por tercer año consecutivo sin campaña de la vieira. En los últimos días se realizaron sendos muestreos en los bancos marisqueros de la ría de Pontevedra y los índices de toxina no permiten la extracción del recurso. “La posibilidad de trabajar en Navidad está prácticamente descartada, veremos si a partir del mes de enero se puede ir al mar”, manifestaba ayer el patrón mayor de la Cofradía de Bueu, José Manuel Rosas.

Las analíticas se realizaron en puntos de la zona II (que comprende el litoral de Bueu hasta Aguete, en Marín) y la III, que se corresponde con la parte más interior de la ría. Las muestras se enviaron al Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño (Intecmar) y el resultado es que la cantidad de toxina hace inviable de momento que la flota pueda volver a trabajar este recurso. Al menos en lo que queda de año.

Marineros cargando la vieira tras pasar por la lonja de Bueu en la última campaña. SANTOS ALVAREZ

La extracción sí podría ser factible en enero, siempre y cuando la Cofradía de Bueu encuentre comprador. El problema es el mismo que el año pasado: la empresa comercializadora Porto Cambados, vinculada a la cofradía cambadesa, se abastece con la extracción de la flota de la localidad y de la ría de Arousa. El pósito bueués confiaba en que a estas alturas hubiese un nuevo comercializador en el mercado que pudiese requerir producción de la ría de Pontevedra, pero su puesta en marcha se ha demorado más de lo previsto.

La campaña de la vieira suponía una importante alternativa económica para más de media docena de barcos de la ría de Pontevedra, que descargaban en la lonja de Bueu, y al mismo tiempo servía para reducir la presión pesquera sobre otras especies. La última vez que la flota pudo trabajar fue entre finales de 2019 y marzo de 2020, en la que fue la mejor campaña desde que en 2014 se consiguió reabrir la vieira. Antes hubo un largo desierto de más de 20 años sin poder extraer este marisco debido a las elevadas concentraciones de toxina amnésica.

Mientras tanto, la flota de Cambados comenzó la campaña el pasado 21 de noviembre con una veintena de barcos, que tienen asignado un cupo de 45 kilos por tripulante. La cantidad máxima es de 3.000 kilos diarios, que es la capacidad máxima diaria de eviscerado de la planta de Porto Cambados. Precisamente esta semana se prevé un parón debido al puente festivo.

Compartir el artículo

stats