Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ons, la isla del tesoro romano

Los arqueólogos de la Universidade de Vigo hallan en el Castelo dos Mouros casi 300 monedas de época romana

Una vista aérea del Castelo dos Mouros en Ons. A la izquierda está la muralla defensiva y a la derecha la zona poblada, donde aparecieron las monedas. | // GEAAT

La Universidade de Vigo y el Parque Nacional Illas Atlánticas retomaron después del verano las excavaciones arqueológicas en la isla de Ons. Los trabajos se focalizan en la zona de Castelo dos Mouros, por encima de la playa de Canexol. Allí habían sacado a la luz parte de una antigua vivienda, en la que encontraron más de 30 monedas de bronce. En esta nueva campaña, recién concluida, el hallazgo más significativo fue un “tesorillo” de casi 300 monedas, escondido en una estancia anexa a esa construcción. Son de bronce y parecen acuñadas en el siglo III después de Cristo.

No parece probable que Ons se parezca a la isla del tesoro de la novela de Robert Louis Stevenson ni que piratas como Long John Silver acudiesen a buscar un cofre con riquezas escondidas bajo un punto marcado con una gran X. Pero eso no impide que Ons sea una verdadera isla del tesoro: tanto natural como histórico. Las excavaciones arqueológicas que desarrolla la Universidade de Vigo (UVigo) en colaboración con el Parque Nacional Illas Atlánticas han sacado a la luz un importante yacimiento romano en la zona de Castelo dos Mouros, donde los arqueólogos ahora se han encontrado con algo parecido a un tesoro monetario: cerca de 300 monedas que estaban escondidas en un objeto de cerámica y que se unen a las 30 ya encontradas previamente. “Estamos hablando de una de las acumulaciones de moneda más importantes halladas en Galicia”, explica el arqueólogo Adolfo Fernández, del Grupo de Estudos de Arqueoloxía, Antigüidade e Territorio (Geaat) de la UVigo.

Los arqueólogos desarrollaron este años dos campañas de excavación en el entorno del Castelo dos Mouros, por encima de la playa de Canexol. Allí salió a la luz una muralla defensiva para proteger la zona poblada y parte de una antigua vivienda. En esa residencia primero se encontraron más de 30 pequeñas monedas de bronce acuñadas en el siglo III después de Cristo. Fue un hallazgo llamativo, aunque los propios arqueólogos avisaban de que se correspondían a un momento en el que la economía del imperio romano estaba muy inflacionada y que por tanto debían tener escaso valor. “Pero ahora estamos hablando de un grupo de casi 300, que unidas a las anteriores ya supone una acumulación importante; es una cifra significativa y poco habitual”, apunta Adolfo Fernández.

El “tesorillo” o acumulación de monedas consta de casi 300 piezas de bronce, posiblemente acuñadas en el siglo III después de Cristo. | // GEAAT

Estas monedas también están fabricadas en bronce y están acuñadas en la etapa tardoimperial, probablemente en el siglo III. “Aún es así es muy probable que siguiesen circulando durante el siglo IV y principios del V. Era un momento con más actividad de trueque e intercambio que dineraria”, señala el arqueólogo.

El hallazgo se localizó en la misma residencia, pero en una estancia distinta. “Estaban en una pieza de cerámica en una estancia similar a un almacén o un granero. Por alguna razón alguien estaba acumulando moneda por alguna razón o problema y así se formó este pequeño tesoro o tesorillo”, añade Fernández. Los arqueólogos del GEAAT procederán ahora a tratar las monedas e intentar averiguar más sobre su cronología y posible valor.

Esta acumulación de monedas dista mucho de las cerca de 50.000 halladas en una excavación en la ciudad de Praga (Chequia) o de las 18.000 descubiertas en Tomares (muy cerca de Sevilla), pero se trata de una acumulación importante tanto para un espacio insular como Ons y es también una de las más sifgnificativas de las que se tiene constancia en Galicia.

Algunas de las monedas halladas en el envase cerámico. | // GEAAT

Las excavaciones desarrolladas hasta la fecha ya han demostrado que la isla de Ons era un importante punto de producción en la industria salazonera, con al menos tres fábricas en Canexol. Además está confirmado que desde la actual isla de Bueu se exportaba una gran cantidad de púrpura, que se extraía de un molusco llamado múrice y que hoy en día ya está desaparecido en el archipiélago. El púrpura es un color de gran prestigio, que se vincula al lujo y poder imperial.

El entorno de Castelo dos Mouros ahora mismo está cerrada y no es visitable. La intención es que de cara al próximo verano se puedan organizar visitas guiadas con grupos y desde el Geaat ya se ofreció formación a los guías acreditados en el parque nacional. Al mismo tiempo se trabaja en la elaboración de imágenes y paneles para ayudar a la interpretación.

Una de las monedas que formaba parte del primer grupo de una treintena de piezas halladas en las excavaciones en Ons en 2021. GEAAT

La próxima campaña de excavaciones en Ons también incluirá sondeos en la parte norte de la isla, cerca de la playa de Melide. Existen referencias sobre la posible existencia de un castro y los arqueólogos de la Universidade de Vigo quieren comprobarlo. Ya hay concedida una subvención de la Xunta de Galicia para hacer un sondeo en los terrenos. “No hay restos en superficie y topográficamente no se observa nada, pero queremos comprobar si existe un castro o un yacimiento”, concluye Adolfo Fernández.

Compartir el artículo

stats