Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Xunta pone como obstáculo para la variante de Cangas la falta de concreción del trazado

Reconoce que se triplicó el proyecto con el estudio geotécnico, pasó de 2,3 millones de euros a 6,6, pero entiende que la principal dificultad fueron las dudas del gobierno

La Xunta pone como obstáculo para la variante de Cangas la falta de concreción del trazado

La Consellería de Infraestructuras insiste en que el principal obstáculo para desarrollar la circunvalación de Cangas radica en la falta de una postura clara sobre el trazado en el ámbito municipal. Es consciente de que existieron otros, como el aumento del presupuesto, pero apunta que la falta de consenso municipal para impulsar la variante llevó a que una vez finalizada la autovía de O Morrazo, que era la prioridad número uno para la Xunta en la comarca, el gobierno gallego afirma que apostó por mejoras en la red de carreteras autonómicas ya existentes. La circunvalación de Cangas está de actualidad porque es una de las principales alegaciones que se presentaron en la comarca a los presupuestos de la Xunta de Galicia, y que no fueron tenidas en cuenta. Además de que este verano se puso en evidencia la necesidad de sacar adelante este proyecto, fundamental no solo para la circulación, sino también para vertebrar población.

El proyecto de construcción de la variante de Cangas, tramo I, entre la PO-551 y la avenida de Marín se desarrolla en el tramo priorizado por el gobierno local a principios de 2015: el comprendido entre las glorietas 1 y 2 del trazado sometido a información pública en 2012, más la conexión con la avenida de Marín. El importe inicialmente previsto era de 2,3 millones de euros, pero finalmente el presupuesto, como señala la Consellería de Infraestructuras, se elevó a 6.613.947,50 euros. El motivo fue que el estudio geotécnico del proyecto constructivo se identificó que la mayor parte del terreno por el que discurre es muy desfavorable y está saturado de agua, por lo que obliga a realizar grandes saneos y cimentaciones especiales para las estructuras. Este incremento del coste dificultó la viabilidad económica de la obra, aunque que su tramitación se cuestionó y se demoró, según reitera la consellería, sobre todo tras las dudas del Concello de Cangas sobre su trazado, que se modificó en la propuesta del Plan Xeral que se hizo pública en 2018. “De optar el Concello por esta modificación de trazado, obligaría a reiniciar toda la tramitación administrativa necesaria. Por lo tanto, el principal obstáculo encontrado hasta la fecha para el desarrollo de la variante de Cangas fue la falta de una postura clara sobre el trazado”.

El gobierno local siempre respondió a las acusaciones de falta de concreción del trazado, que ese cambio era tan solo una propuesta en un borrador, que no tenía valor de documento oficial y que si la Xunta tuviese voluntad de sacar el proyecto adelante podría empezar cuando quisiera siguiendo el trazado aprobado en su día con las condiciones impuestas por el pleno que fueron aceptadas también ene el periodo de alegaciones, por la propia consellería, cuando era dirigida por Agustín Hernández.

La Consellería de Infraestructuras afirma que cumple con el compromiso adquirido de apostar por la mejora de la red de carreteras autonómicas existentes Así, señala que ejecución de de la sendas PO-313, 1,33 millones de euros: Coirados-Pardavila, Pardavila-Cadro; PO-551, 3,72 millones de euros: Vilaseca-Lapamán, Trasouto-Alto da Portela da Portela-CG4.4, Bagüin-Seixo, A Moureira-Palmás y PO-315, 059 millones de euros: Beluso-A Chadiza.

En cuanto a las mejoras en seguridad viaria, para la eliminación de tramos de concentración de accidentes, Infraestructuras recuerda los 1,16 millones de euros en la carretera Marín y Bueu, los 0,92 millones de de euros en Cangas y Moaña y los 0,49 millones de euros, en Moaña-Domaio.

Compartir el artículo

stats