Rozabales, un estanco con vistas a la bonoloto

El hecho de que el boleto premiado fuese de 8 apuestas hace pensar que fue una peña la que ganó los casi 4 millones de euros

Chelo Milán y Nuria Piñeiro, con la mascota del estanco, señalan la cantidad del premio.   | // G. NÚÑEZ

Chelo Milán y Nuria Piñeiro, con la mascota del estanco, señalan la cantidad del premio. | // G. NÚÑEZ / Juan Calvo

En el estaco de Rozabales hay colgado un letrero desde ayer en el que se puede leer “Se busca millonario”. Las gerentes del negocio Chelo Millán y Nuria Piñeiro no paraban ayer de lanzar indirectas a los clientes habituales para ver si daban así con el acertante o los acertantes de la bonoloto premiada. Pero no consiguieron averiguar nada. Pero ellas se lo toman con mucha alegría, siempre lo hicieron. El estanco de Rozabales es una invitación a la diversión bien entendida, a esa alegría de vivir que tiene Chelo Millán, que acoge con la misma alegría un premio de 5 euros que otro de 4 millones. Y cada vez que llega un premio importante redecora su local con enorme regocijo.

Una réplica de carton  de la gerente con el premio.   | // G.NÚÑEZ

Una réplica de carton de la gerente con el premio. | // G.NÚÑEZ / Juan Calvo

Chelo Millán nos comentaba ayer que había interrogado a los que se acercaban a su estanco con la intención de saber a quién o quienes eran los afortunados. El cartel de “Se busca millonario” dice mucho de ese afán por saber quién es el acertante, pero no por ella, que guardaría el secreto hasta la muerte, sino por el pueblo de Aldán. Adivinar a quién le toco va a ser desde ahora una tarea interesante. Un coche nuevo, una casa terminada... todo serán pistas para localizar al acertante o acertantes de la bonoloto del pasado miércoles.

Chelo Millán piensa que el boleto acertante fue de una peña. Es la experiencia la que se lo dice, porque no es habitual que un particular selle un boleto de 8 apuestas. Lo que si tiene confirmado es que se trata de un boleto diario, no semanal.

El estanco de Rozabales lleva años abonado a la suerte, pero su niña bonita no es el sorteo de Navidad, sino la bonoloto. Ya en el año 2014 se repartió ahí la nada despreciable cantidad de 1.700.000 euros. “La bonoloto es mi favorita”, dice Chelo Millán. También recuerda que en el sorteo de El Niño, este mismo año, repartió 75.000 euros.

Lo cierto es que el estanco de Rozabales tiene buena fama ganada en múltiples sorteos. De eso da fe lo que está ocurriendo este año. Compraron 3 números para Navidad y están todos agotados: el 97.215, el 02637 y el 32141. Ya están negociando la compra de otro número. A golpe de suerte y dinero, el estanco de Rozabales va camino del éxito.

Un cartel de “Se busca millonario”

Además del cartel de “Se busca millonario”, en el estanco de Rozabales, en Aldán, se puede ver una réplica en cartón del faro de Punta Couso, que es ya su mascota. Allí se hacen fotos los clientes y se festejan los premios. Hay una réplica en cartón de Chelo Millán con un número premiado y un montón de productos, valorados en 2.000 euros, que servirán para una rifa para animar la Navidad. El estanco está poblado de globos en un ambiente festivo que anima a jugar. El estanco es centenario, ya lo regentaba la bisabuela de Chelo Millán, pero para nada quedó anclado en el pasado. Ahora hay que esperar a que aparezcan los ganadores y que sean de Aldán, qué caray.

Suscríbete para seguir leyendo