Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La plantilla de A Xunqueira pide a la empresa que se siente a negociar tras un mes de huelga

Suma casi 30 días de paro laboral indefinido sin apenas respuesta de la dirección del astillero y le dirige un escrito | Propuso salidas como pactar un ERE o un procedimiento concursal

Parte de la plantilla, ayer, en Meira con las instalaciones del astillero al fondo. | GONZALO NÚÑEZ

Este jueves se cumple un mes desde que los trabajadores del astillero Industrias Navales A Xunqueira, uno de los más históricos de Moaña, iniciaran una huelga laboral indefinida. Denunciaban impagos de salarios que en estos momentos ya acumulan seis meses de retraso en los peores casos. Pedían, como punto de partida para volver a trabajar, la readmisión de los cinco obreros despedidos. Sin embargo, solo los primeros días de la huelga hubo algún tipo de respuesta por parte de la empresa y desde entonces no encontraron interlocutor. Respaldado por el sindicato CUT, el comité de huelga remitió un escrito a la dirección de la empresa pidiéndole que “reconsidere su actuación durante el presente conflicto y se siente a negociar de manera seria, rigurosa y constructiva” con la plantilla.

Entienden, los operarios, que si la empresa sigue sin darle una respuesta “quedará evidenciada la mala fe a la hora de enfrentar un conflicto laboral que nos mantiene, a los trabajadores, en la incertidumbre, entre la falta de pago de los salarios y una huelga que va a cumplir un mes desde su inicio”.

Ayer, como todos los días laborables, el personal se concentró en Samertolaméu y vigiló por turnos las instalaciones del astillero ubicados en la zona industrial de A Borna, para asegurarse de que la actividad está totalmente paralizada. Asegura, el sindicalista de la CUT Manuel Camaño, que no hubo más intentos de operar en la nave en las últimas semanas. Camaño explica que los retrasos de los salarios están recurridos ante la justicia y no descarta abrir nuevas vías judiciales en el caso de que no se abra un diálogo efectivo con la empresa. “Están dilatando y no respondiendo. Entendemos que es un camino vulnerador de nuestro derecho legítimo de huelga”.

En el escrito el comité de huelga repasa uno a uno los pasos dados. El último contacto con un asesor de la empresa se produjo el pasado 30 de septiembre. “Le reiteramos la disposición de diálogo y lo emplazamos a construir una salida al conflicto, pero seguimos a esperando una respuesta”.

Los huelguistas alegan que mostraron “generosidad y ánimo constructivo, a pesar del enquistamiento del conflicto”, pues propusieron como salida la posibilidad de negociar un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) o incluso se mostraron abiertos “al estudio de un procedimiento concursal”. Lamentan que la “respuesta siempre fue dejar pasar el tiempo, pero la finalidad de la huelga es la negociación entre las partes para poder llegar a un acuerdo. Sin hablar es sencillamente imposible alcanzar una resolución del conflicto”, concluyen. En este tiempo se reunieron con representantes del Concello y de la Inspección de Trabajo, con quien se muestran críticos.

La propiedad de la empresa lleva tiempo intentando buscar una venta de las instalaciones y en los primeros compases de la huelga manifestó que los atrasos se debían a la falta de carga de trabajo que se vio agravada desde el estallido de la pandemia de COVID-19 en 2020.

Compartir el artículo

stats