Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Pena | Director del FICBueu

“La gala fue importante en su momento, pero no volverá”

“Tuvimos una media de más de 200 personas por sesión, pero no hemos recuperado los niveles de antes de la pandemia”, admite

Manuel Pena, ayer a la entrada del Centro Social do Mar de Bueu. | // SANTOS ÁLVAREZ

El Festival Internacional de Cine de Bueu ha bajado el telón a dos semanas de frenética actividad en una edición que supuso el fin de las limitaciones de aforo y una reestructuración del programa. Manuel Pena, director del certamen junto a María Ruiz y Nerea Lores, se muestra satisfecho antes de afrontar un siempre necesario periodo de reflexión.

– ¿Qué valoración hace de esta decimoquinta edición del certamen?

– La valoración hay que hacerla en torno a lo que ha significado el regreso de los aforos prepandemia y al cambio de estructura del festival. En cuanto a lo primero sí que se ha notado un notable incremento de espectadores con respecto a estos dos últimos años, si bien sin llegar a los niveles de 2019. Pero creemos que tener una media de más de 200 personas por sesión en las secciones competitivas está muy bien. Estamos contentos, pero sabemos que hay que seguir trabajando para recuperar las cifras de 2019.

– ¿A qué cree que se debe el no haber vuelto a esos números?

– Tenemos que analizarlo, pero también es algo común a otros festivales de cine. Sigue habiendo un recelo a las actividades en interiores y la pandemia ha aumentado los hábitos de consumo online de los espectadores.

– ¿Y en cuanto al nuevo diseño de la programación, cree que ha funcionado?

– Al principio al público le costó, con una primera semana de cortos y muchas actividades y una segunda que parecía que había menos. Hay que valorarlo, pero nuestra sensación es que el MiniFIC se desarrolló con el mismo éxito de otros años y con más tranquilidad para la organización, lo que nos ha permitido mejorar la atención. También creemos que es un cambio acertado el haber agrupado varias actividades en las jornadas cinematográficas del último día con una misma temática. Otros años quedaban en un segundo plano y en este se agotaron las plazas de inscripción una semana antes.

"Invitamos a representantes de 20 de los 23 cortos, pero solo vinieron cuatro. Fue imposible cuadrar agendas", señala

decoration

– La respuesta al MiniFIC en cuanto a público ha sido grande.

– El interés en participar de los centros de enseñanza es muy grande, pero no podemos dar cabida a todos. Han sido cinco días al completo con un MiniFIC al que queríamos dar protagonismo, e incluso en la gala de las Escolas Galegas vinieron centros de A Coruña o Ourense. Somos un referente cada vez mayor a nivel educativo y de hecho tenemos la intención de crear una unidad didáctica para que los colegios puedan hacer un trabajo previo y posterior en las aulas.

– Extraña la eliminación de la gala de entrega de premios, que era el colofón a todo el certamen.

– El motivo principal es que una gala de estas características absorbía a todo el equipo y bloqueaba esa jornada. Este año hemos podido atender mejor a los invitados, realizar proyecciones y otras actividades como la grabación de Carne Cruda. Además, el sábado puede venir público que durante la semana lo tiene más difícil. También creemos que la gala fue importante en unas ediciones pero estaba dejando de ser ese momento especial. Creemos que la supresión de la gala ha sido un acierto. La gala no volverá.

– La presencia de invitados era una de las marcas del FICBueu, pero este año ha habido una afluencia muy baja.

– Sí, ha sido imposible cuadrar las agendas. Hemos invitado a representantes de 20 de los 23 cortos de la Sección Internacional y solo pudieron asistir cuatro.

"El Centro Social no está preparado para acoger ningún acto", subraya

decoration

– ¿No tiene la sensación de que con la nueva estructura el festival ha ido perdiendo fuelle, de comenzar con la estrella, la Sección Oficial, a acabar con el MiniFIC y las jornadas?

– Todo merece una reflexión, sobre todo cuando es la primera vez. Depende de cómo se vea. ¿Un MiniFIC con más de 2.000 espectadores o unas jornadas profesionales con éxito es ir perdiendo fuelle? Yo no lo tengo claro. Ahora tenemos un mes para pensar en esto y perfilar la próxima edición.

– A los problemas de espacio y capacidad se han unido este año los malos olores en el Centro Social do Mar. La reivindicación de contar con un espacio más adecuado para el festival sigue vigente.

– El auditorio claramente no está preparado para acoger ningún evento. Es algo que queremos estudiar con el gobierno local, porque no cumple unos requisitos mínimos para el público, y si no se toman medidas habrá de decidir por dónde podemos ir. El auditorio es pequeño, no cuenta con camerinos, pero el olor este año ha sido terrible.

Compartir el artículo

stats