Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La sequía y el incendio de agosto agrava las restricciones de agua en las traídas de Moaña

La comunidad de aguas de Meira de Abaixo lleva dos meses con un límite de 500 litros por vivienda, sin un horizonte de consumo libre | El fuego de O Caeiro obligó a conectar los depósitos comunales a la red general para recuperar caudal

Depósito de agua en O Caeiro, al lado de una de las zonas forestales afectadas por el incendio de hace un mes. | GONZALO NÚÑEZ

Las Rías Baixas están viviendo una segunda mitad del mes de septiembre con temperaturas altas, con varios días consecutivos en los que los termómetros alcanzan los 30 grados Celsius en las horas centrales del día y las noches llegan incluso hasta los 19 grados. Este regreso del verano se produce después de varios días de lluvias pero que no sirvieron para recuperar los embalses. El estío tan seco y caluroso puso ya en julio en alerta a las traídas comunales de Moaña, pues en este municipio hasta 14.500 vecinos se abastecen de estas captaciones propias, aunque muchos de ellos las comparten con la traída general. La situación, desde entonces, no ha hecho más que agravarse y las restricciones llegaron a todas las comunidades y lo peor es que no hay fecha estimada para regresar a un consumo libre.

Los vecinos ayudando a sofocar las llamas en el virulento incendio de agosto.   | MARTA G. BREA

Los vecinos ayudando a sofocar las llamas en el virulento incendio de agosto. | MARTA G. BREA

Los mayores apuros los sufre la Comunidade de Usuarios de Auga de Meira de Abaixo, que fue una de las afectadas por el incendio de finales de agosto que alcanzó a los barrios de Quintáns, Moureira, O Caeiro, Fanequeira y Lourido. Esta traída inició sus restricciones a 1.000 litros por vivienda y día en el mes de mayo. A mediados de julio bajó a solo 500 litros el límite y desde entonces se mantiene en el mismo nivel. Después del incendio que obligó a muchos vecinos a recurrir a mangueras domésticas para evitar que las llamas llegasen a sus casas, los depósitos llegaron a estar a un nivel tan bajo que tuvieron que recurrir a la traída general que gestiona Aqualia y por lo que los usuarios tendrán que pagar a mayores. “No se puede dar una fecha para volver al consumo libre. Este año la sequía se está prolongando mucho más de lo habitual”, lamentan desde una comunidad de aguas que cuenta con 970 casas afiliadas. Desde julio solo se pasaron del tope unos 7 contadores y la mayoría por alguna fuga o avería.

En la traída de A Torre, en la parte alta de Meira, las captaciones mayores permiten una situación menos alarmante. Pese a todo, en julio estaban sin restricciones y ahora el límite por vivienda se sitúa en los 1.000 litros diarios. Estos depósitos comunales dan servicio a 420 familias.

Son unos 14.500 los usuarios moañeses de comunidades de agua vecinales

decoration

Hay que recordar que en el mes de octubre la propia Comunidade de Montes de Meira acometerá unas jornadas de deseucaliptización con voluntarios llegados de Galicia y Portugal. Intervendrán en una superficie de unas tres hectáreas en las zonas forestales de Fonteluceira y O Curral. La intención es sustituir los eucaliptos por especies autóctonas frondosas menos demandantes de agua y mejorar así el rendimiento de los manantiales de la zona, que abastecen a la traída comunal de Meira de Arriba.

Desde julio, precisamente, los concellos de O Morrazo adoptaron medidas de ahorro de agua como el corte de las duchas en las distintas playas o el cierre de los riegos automáticos de jardines. Desde Moaña el concejal de Medio Ambiente, Odilo Barreiro, explicaba ayer que estas medidas siguen todavía vigentes.

El consumo de agua también lleva más de dos meses con restricciones en las principales traídas comunales de Domaio, en donde los gestores realizan inspecciones habituales de contadores para evitar excesos en el consumo.

De momento no se esperan limitaciones de agua en las traídas municipales, pero hay que recordar que los embalses gallegos siguen a la baja y ayer se encontraban ya al 47,6% de su capacidad, según los datos que hizo públicos el Ministerio de Transición Ecológica.

En concreto, los embalses de la cuenca Galicia Costa almacenan en estos momentos 372 hectómetros cúbicos, tres menos que hace siete días.

En Cangas se disparan las conexiones a la red pública

En Cangas no existen traídas comunales como en Moaña, pero en muchas áreas del rural municipal las casas se abastecen con pozos individuales. La sequía de este verano, sin embargo, ha secado muchos de estos pozos e incrementado más de un 25% las solicitudes de enganche a la red de abastecimiento pública con respecto al mismo periodo del 2021, según los datos que maneja la empresa concesionaria del ciclo del agua, la UTE Gestión Cangas. La parroquia de O Hío es la más afectada por esta situación, sobre todo en los barrios de Vilariño y el entorno de la playa de Arneles. La mayoría de los que se encuentran con este problema son pozos que se realizaron en los años setenta y cuya profundidad no va más allá de los 10 metros. Las captaciones de este tipo más recientes tienen una profundidad mayor y se ven menos expuestas a la sequía. En Bueu tampoco es habitual que los vecinos se abastezcan con traídas vecinales como las tradicionales de Meira y Domaio.

Compartir el artículo

stats