Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un vecino de Cangas entrega un bolso de una viguesa con 11.400 euros: "Ese dinero fácil traería mal fario"

Víctor Montes, trabajador municipal, lo encontró al mediodía | La dueña declaró a la Policía que eran los ahorros de su vida

Victor Montes, el vecino que entregó el bolso. G. Núñez

Un trabajador de la limpieza del Concello de Cangas, Víctor Montes Prado (57 años), entregó ayer en la jefatura de la Policía Local un bolso en el que había 11.400 euros en sobres. Lo encontró encima de un banco de piedra, sito en la Plaza do Concello, desde donde se puede ver la gran fotografía del palista olímpico David Cal que está impresa en la cristalera del consistorio. En cada sobre había mil euros y el dinero estaba repartido en billetes de 50 euros.

Víctor Montes entregó el bolso en comisaría cuando pasaban varios minutos de las 13.00 horas y poco después aparecía en las dependencias policiales una mujer denunciando la desaparición de este complemento. Tiene 76 años y es vecina de Vigo.

Ella aseguró que el dinero que había en el bolso eran los ahorros de su vida. La Policía Local se limitó a comprobar la numeración de los billetes por si de alguna manera se reclamaban. Después de descartarlo devolvió el bolso con todo su dinero a esta vecina de Vigo.

El trabajador municipal esperaba en la Plaza del Concello a su hijo con la intención de llevarlo a Vigo, donde trabaja en la planta de Stellantis. Cuando se iba a sentar en un banco de piedra vio que encima había un bolso. Asegura que de inmediato comprobó que era de buena calidad y que no se trataba de ninguna imitación. Así que, sin mirar lo que había dentro, se dirigió a llevarlo a la Policía Local, que hoy en día son sus compañeros de trabajo municipal.

Solo cuando llegó a la jefatura local se dio cuenta del dinero que había, aunque tampoco quiso saber mucho de la cantidad exacta. Comenta que aunque hubiera sabido lo que había dentro del bolso no se hubiese quedado con él. Vivió mucho tiempo en el Caribe y le quedaron impregnadas en su mente algunas tradiciones. Está convencido de que si hubiese cogido el dinero le traería mal fario.

El dinero se encontraba en sobres y cada uno guardaba mil euros

El dinero que te llega fácil hay que tener cuidado con él. Yo creo mucho en esas cosas de la mala suerte. A lo mejor abro el bolso, encuentro el dinero y lo cojo y después me atropella un coche o me viene una enfermedad”.

Es como entiende él estas cosas. Y no es porque no le haga falta dinero. Trabaja en el Concello de Cangas en el departamento de limpieza con un contrato de 2 meses. Precisamente ayer antes de decidir esperar a su hijo en la Plaza del Concello se había acercado al tablón de anuncios del ayuntamiento a ver qué novedades había sobre el concurso de estabilización laboral que prepara el gobierno municipal. A sus 57 años ya busca un trabajo estable y se apura a concretar que él es vecino de Cangas, aunque hubiese pasado mucho tiempo fuera de la localidad.

“Pido un trabajo; ese dinero fácil sería mal fario”

La Policía Local puso en contacto al marido de la mujer que perdió el bolso con Víctor Montes. Al poco, el empleado municipal recibió su llamada. Le agradeció lo que había hecho y quedó de llamarlo próximamente cuando regresen a Cangas para tomar un café. Víctor Montes no sabe si detrás de esos agradecimientos y de esa oferta para tomar café hay algo más. Sabe que le vendría bien una ayuda, que a su edad el empleo está muy difícil. “Yo lo que necesito es un puesto de trabajo”, manifestó un nervioso Víctor Montes mientras liaba un cigarrillo.

Montes estuvo en Venezuela durante más de 20 años. Allí trabajó, sobre todo, en comercios relacionados con la ferretería, pero hizo de todo, como conducir una “guagua”, que la secuestraron en dos ocasiones. “Prefería volver a España. Allí la vida no vale nada”, concluye Víctor Montes.

Compartir el artículo

stats