Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los trabajadores de A Xunqueira impiden la salida de un velero mientras la huelga se enquista

El propietario de un barco de 54 toneladas trató, en vano, de devolverlo al mar | La empresa no volvió a contactar con la plantilla

Operarios concentrados, todavía de noche, delante del astillero.

El conflicto laboral abierto este martes con el comienzo de una huelga indefinida por parte de los trabajadores del astillero Industrias Navales A Xunqueira, de Moaña, se ha enquistado, pues desde el sindicato que da respaldo a la plantilla, la CUT, reconocen que no hay contactos formales con la empresa desde el martes y tampoco cuentan con indicios de que acepten la primera de las premisas, que pasa por la readmisión de los cinco obreros recientemente despedidos para levantar la huelga e iniciar las negociaciones para el pago de los salarios atrasados.

La CUT instaló carteles en varios puntos de Moaña.  / PABLO HERNÁNDEZ

La CUT instaló carteles en varios puntos de Moaña. / PABLO HERNÁNDEZ

Ayer, desde primera hora de la mañana, la plantilla en huelga volvió a concentrarse delante del astillero de O Cocho (Meira) para garantizar que siga paralizado e incluso impidió la salida de un velero de gran tamaño que se reparó en sus instalaciones. El dueño del velero había contratado una grúa para devolverlo al mar. Los trabajadores le indicaron que lo impedirían “porque sería aceptar que operarios de fuera de la empresa devolviesen la actividad al centro de trabajo”, apunta el sindicalista de la CUT Manuel Camaño. Finalmente los propietarios de un velero que pesa 54 toneladas decidieron ordenar a la grúa que no acudiese a Moaña y deberán esperar al final de la huelga para recuperar su barco. La situación se resolvió sin tensión.

Sin embargo, el intento de devolver al mar este velero, que se produjo alrededor de las 10 de la mañana de ayer, hizo que la plantilla se organizase para vigilar el astillero a modo de piquetes informativos, con turnos de cuatro trabajadores a lo largo de todo el día. Ayer no había una fecha para una nueva reunión entre las partes.

La huelga comenzó después de que la plantilla y la CUT denunciasen atrasos en los salarios de hasta cinco meses en algunos casos. Los trabajadores colgaron pancartas con el lema “Queremos cobrar!” en distintos puntos de Moaña y este miércoles se reunieron con la alcaldesa, Leticia Santos, y otros representantes del gobierno municipal para trasladarle la situación que les llevó a paralizar la actividad del astillero.

La empresa, por su parte, lleva tiempo intentando la venta de las instalaciones de O Cocho y al comienzo de la huelga alegó que la falta de carga de trabajo en los últimos años está en la base de los problemas económicos que atraviesan y que llevaron a estos atrasos en los salarios.

Compartir el artículo

stats