Un incendio ha roto de golpe la tranquilidad habitual que se respira en la playa de Rodeira , en Cangas. El olor a quemado y una humareda originada en la caseta del Club Náutico de Cangas ha puesto a cientos de personas en alerta cerca de la una de la tarde de este jueves.

Los bomberos del Morrazo, el grupo municipal de emergencias, la Policía Local y la Guardia Civil ya se han desplazado hasta la zona para sofocar las llamas y controlar la situación. En torno a las 13:30 se mantuvo controlada la situación.

El aviso, a la Axencia Galega de Emerxencias del 112, lo dieron los vigilantes de la caseta de socorrismo de la playa, próxima al lugar; y un particular precisando movilizar servicios de extinción a causa de un incendio. Desde el 112 se movilizaron a Bomberos de O Morrazo y de Vigo -estos últimos ya no llegaron actuar-, Policía Local, Protección Civil y una ambulancia, aunque finalmente se consiguieron que no hubo daños personales, solo materiales. Ardieron dos estancias con material de windsurf del club. En las inmediaciones está el Cuartel, por lo que la Guardia Civil fue uno de los efectivos que primero llegaron, con un extintor.

Los agentes de extinción accedieron al interior de la estructura tras romper una ventana. Fuentes del operativo colocan el origen del incendio en un cortocircuito en una nevera . La caseta ha quedado parcialmente calcinada pese a la velocidad de actuación al ser una construcción de madera.