Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El puerta a puerta en la hostelería arranca con 18 locales y 550 kilos de biorresiduos

La Mancomunidade inicia con “éxito” la recogida y tratamiento de los residuos orgánicos

Los contenedores incluyen una cerradura con llave . | // G.NÚÑEZ

Costó que arrancase, pero la Mancomunidade do Morrazo por fin ha sido capaz de poner en marcha su campaña “puerta a puerta” para la recogida de biorresiduos entre la hostelería. En la madrugada del martes al miércoles un camión específico para esta tarea realizó una ruta por 18 establecimientos de Bueu, Cangas y Moaña y recogió casi 550 kilos de restos orgánicos. La primera impresión es que desde la hostelería se ha entendido perfectamente el mensaje porque la separación en origen ha sido excelente y los restos servirán para obtener un compost de gran calidad. “El inicio ha sido un éxito”, aseguran.

El recorrido comenzó a las 5.30 horas de la madrugada y el camión pasó por nueve locales de Bueu, ocho de Cangas y uno de Moaña, una cifra que desde la Mancomunidade esperan que vaya en aumento en los próximos meses. El sistema de funcionamiento es muy sencillo: al final de la jornada los hosteleros dejan en el exterior de su local sus contenedores marrones, que incluyen una cerradura para que nadie pueda abrirlos, y el camión pasa a recogerlos y los vacía mediante gravedad. Todos esos restos se trasladan a continuación al complejo ambiental de A Portela, donde se inicia el proceso para convertirlos en compost.

Los contenedores incluyen una cerradura para que solo puedan usarlos los locales. Gonzalo Núñez

La puesta en marcha de esta campaña viene acompañada de un escrupuloso seguimiento por parte de los servicios técnicos de la Mancomunidade do Morrazo. La concesión de una reciente subvención por parte de la Consellería de Medio Ambiente permitirá dotar al camión de un programa informático que permitirá saber incluso la cantidad de biorresiduos generados por cada local.

El presidente mancomunado y alcalde de Bueu, Félix Juncal, está convencido de que el arranque de la campaña puerta a puerta supone entrar “en una nueva era” en la historia del ente supramunicipal. Uno de los beneficios de esta recogida específica entre el sector de la hostelería es que se evita que una gran cantidad de residuos orgánicos acaben en el contenedor verde. “Eso va a redundar en una reducción de los malos olores y en menos lixiviados en los colectores”, sostiene Juncal.

La subvención concedida por la Consellería de Medio Ambiente incluye un plan para colocar contenedores marrones en los cascos urbanos de Bueu y Cangas para el uso de los vecinos y la puesta en marcha de esta campaña puerta a puerta entre la hostelería “puede ser una buena piedra de toque”, concluye Félix Juncal.

Compartir el artículo

stats