Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Festival SonRías Baixas Bueu
Sergio Salvi Integrante de Delaporte

“Necesitamos que el público disfrute con la música, hace que toquemos más y mejor”

El dúo acude por primera vez al festival y comparte jornada con Rels B, Sofía Gabanna, Maurino, JazzWoman y Cool Nenas

Sandra Delaporte y Sergio Salvi sobre el escenario. | // FACEBOOK DELAPORTE

El Festival SonRías Baixas de Bueu abre hoy su decimonovena edición y el cartel del primer día incluye a JazzWoman (21.00 h), Maurino (22.30 h), Rels B (22.50 h), Cool Nenas (00.05 h, 01.50 h y 03.45 h), Sofía Gabanna (00.50) y Delaporte (02.35 h). El dúo de música electrónica y baile formado por Sandra Delaporte y el italiano Sergio Salvi es uno de los grandes reclamos de este primer día.

–Les toca abrir el Festival SonRías Baixas, un festival que después de dos años marcados por la pandemia recupera el formato “festivalero”: gente de pie y la posibilidad de bailar. ¿Cuáles son sus sensaciones ante esta vuelta a la normalidad?

–Por suerte ya llevamos unos meses tocando en festivales con la modalidad festivalera de antes, con la gente de pie y bailando. Hay que reconocer que la sensación es completamente diferente a estos dos años. Con nuestra música necesitamos el feedback de la gente y del baile, es necesario y vital. Es algo que nos retroalimenta encima del escenario: ya no solo es que disfrutamos más, sino que tocamos mejor.

–Para el público era importante volver a sentir la vieja normalidad de un concierto, pero creo que para ustedes sobre el escenario también. ¿Cómo han sido estos dos largos años de actuaciones en directo con restricciones y limitaciones que impedían disfrutar su música?

–Fueron bastante duros. Más bien extraños. Nos ha faltado ver a la gente bailar e incluso sonreír cuando había que llevar necesariamente la mascarilla. Aún así, decidimos llevar nuestro concierto al formato que teníamos acostumbrado al público: potente y de música electrónica porque no tenía sentido hacer otro tipo de arreglos. La gente que viene a vernos sabe que viene a un concierto lleno de energía y para bailar. Nuestro compromiso con el público era llevar esa energía a pesar de esas condiciones tan difíciles.

–Su música está pensada precisamente para bailar y disfrutar. ¿Qué le pedirán al público que acuda a su concierto en Bueu? En alguna ocasión leí que les gustaba que la gente “apagase” el cerebro y que simplemente se dejase llevar…

–Al público de Bueu solo le pedimos que vengan cómodos, nadie va a poder estar quieto. Que se dejen de llevar, que aprovechen el poder que tiene la música de resetear, de hacerte olvidar de todo y de llevarte a otra dimensión para luego poder retomar la vida con otra energía.

–¿Qué se siente sobre el escenario cuando se ve que el público responde, ‘perrea’ y baila entregado con todas las canciones?

–Sobre todo, un disfrute enorme. Es como si todos estuviésemos en una única fiesta. Me encanta el concepto de música popular en el que casi no hay barreras entre el músico y el público, todo el mundo está en una única fiesta. Es lo que intentamos hacer pese a que exista un escenario. Cuando el público disfruta, que baila, perrea, disfruta… incluso que cierra los ojos y deja de mirarte para simplemente dejarse llevar por la música sentimos que hemos conseguido ese objetivo de eliminar las barreras.

–Llegan a Bueu en plena ola de calor de agosto, en mitad del verano. Y llegan presentando “Abril”. ¿Hay alguna razón especial para elegir ese mes como título del disco?

–Es un EP que compusimos justo cuando estábamos saliendo de la pandemia. Cuando sentíamos la necesidad y la urgencia de volver a la normalidad, a bailar, al club, a disfrutar de la cercanía de la gente. Elegimos el mes de abril porque fue un mes en el que retomamos la gira después de la pandemia, en 2021. Pero es también es el mes en el que vuelven las flores, el sol, se despierta la naturaleza después del invierno. Es un poco como nos sentíamos nosotros y supongo que todo el mundo al salir de todo este tiempo tan duro que tuvimos.

–En este disco/EP apuestan por un sonido más de club, festivo y ligero. ¿Era una necesidad después del agobio y la ‘opresión’ de los tiempos pandémicos que nos ha tocado vivir?

–Sí. Teníamos necesidad de volver al contacto, al baile, a dejarse llevar y a no tener siempre tanta responsabilidad o ni un sentido de culpabilidad por querer simplemente estar de fiesta. Era una necesidad de ligereza, no solo nuestra sino de todo el mundo. De manera inconsciente se ha trasladado a toda la música que hemos hecho después de la pandemia.

–“Abril”, con su formato EP, ¿es una transición hacia nuevos caminos musicales?

–Es simplemente lo que nos ha pedido el momento. La ventaja que tienen los nuevos formatos musicales es que si tienes un EP puedes sacar un EP, si es un tema lo publicas y si tienes un disco pues editas un disco entero. Ahora tienes más libertad y ya no estás obligado por el formato a sacar un determinado número de canciones o de una duración. Puedes sacar lo que te pida el momento, el cuerpo y el corazón. Es básicamente lo que estamos aprovechando.

–Tengo entendido que Sandra estaba deseosa de “jugar con la electrónica” y de encontrar a alguien con quien compartir proyecto. ¿Cómo se conocieron y cómo percibieron que entre los dos había química a nivel musical?

–Nos conocíamos incluso antes de empezar a tocar juntos. Hacíamos mucha música afroamericana, tocábamos en jam sessions… Yo sabía que Sandra cantaba y ella sabía que yo tocaba los teclados, pero no conocíamos la faceta de pop y electrónica que tenía el otro. Fue nuestro técnico de sonido quien le habló a Sandra de mí, comentándole que yo también era productor y nos puso en contacto cuando Sandra estaba buscando a alguien con quien empezar un proyecto de este tipo. Al principio comenzamos a trabajar ella como cantante y yo como productor. Pero a los pocos meses esos roles se borraron y nos dimos cuenta de que ambos estábamos súper implicados con lo que hacíamos haciendo: los dos componiendo, produciendo, haciéndolo todo… Así que decidimos seguir adelante como un dúo.

¿Cuándo comenzaron esperaban que esta unión durase tanto en el tiempo o ni siquiera se lo planteaban?

–No, la verdad es que no pensamos que esto fuese a llegar tan lejos. Es verdad que las ganas estaban, los dos queríamos apostar por esto porque nos gusta mucho trabajar juntos y lo que estamos haciendo. Pero simplemente estábamos trabajando en ello sin saber a donde podía llegar. Y es lo que seguimos teniendo: ganas de currar, de hacer cosas juntos, de disfrutar de la música que hacemos… No sabemos a donde nos seguirá llevando esto, pero mientras podamos vivir de ello y disfrutar seremos felices. Eso es para mí el éxito.

Compartir el artículo

stats