Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un bañista halla un cráneo en una playa de O Hío y la Guardia Civil investiga su origen

El análisis forense debe determinar si los restos se corresponden con un animal o si son humanos

La Guardia Civil y la Policía Local de Cangas, ayer, en el camino de acceso a la playa en la que apareció el cráneo. | // FDV

La Guardia Civil ha abierto una investigación para determinar el origen de un cráneo hallado ayer por la tarde por un bañista en una playa de la parroquia de O Hío, en Cangas. La persona alertó al 112 de su hallazgo y luego guio a los agentes al lugar. Ahora será el análisis forense el que deberá determinar si los restos óseos son humanos o si en realidad son de un animal, que ahora mismo parece la hipótesis más plausible después de una primera inspección.

El hallazgo tuvo lugar sobre las 18.00 horas en una cala situada entre las playas de Areabrava y Castiñeiras. Al parecer el hombre se percató de su presencia en una rocosa y los restos estarían enterrados parcialmente por la arena. Según su declaración se corresponderían con un cráneo.

Esta persona se puso en contacto con el 112 y explicó que procedería a recoger los restos óseos para guardarlos en una bolsa y entregárselos a las autoridades. El hombre se dirigió a la cercana playa de Areabrava, que cuenta con bandera azul y con un puesto de socorrismo. Allí llegó con la bolsa y se la entregó directamente a la patrulla de la Guardia Civil que se desplazó desde el cuartel de Cangas. Al lugar también acudió la Policía Local de Cangas.

A continuación el alertante condujo a los agentes al lugar en el que había encontrado el cráneo, una pequeña cala a la que se llega por un sendero estrecho.

Las fuentes consultadas explican que la Guardia Civil realizó una inspección del lugar, sin que se hallasen nuevos restos. Algunos de los bañistas que se encontraban por la tarde en esta playa de O Hío contaban que en los últimos días en esta zona se podía ver el cuerpo de un arroaz muerto. Esto podría corroborar la hipótesis de que el cráneo encontrado ayer sea de origen animal.

La última palabra la tendrá el forense, que deberá analizar los restos y determinar si realmente son de un animal o si tienen origen humano.

Compartir el artículo

stats