Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cangas y Bueu tendrán los primeros contenedores de biorresiduos con la ley que lo obliga ya en vigor

Estarán en zonas céntricas y tendrán una llave para que solo puedan usarlos vecinos del lugar - Se implantan a través de un plan piloto con la Consellería de Medio Ambiente - Moaña contará con tres nuevos composteros comunitarios

Una persona utiliza ayer un contenedor de fracción resto en el centro de Bueu. Gonzalo Núñez

La Mancomunidade do Morrazo podrá poner en marcha su programa piloto para probar el nuevo contenedor marrón y mejorar la recogida y gestión de los residuos orgánicos o biorresiduos. La Consellería de Medio Ambiente ha dado su visto bueno al doble proyecto presentado desde el ente supramunicipal, presupuestado en casi 156.000 euros. La iniciativa incluye por un lado la implantación, ampliación o mejora de la recogida de los biorresiduos y, por el otro, su separación y reciclaje en origen a través del compostaje comunitario o doméstico. El único problema es que la implantación de este nuevo colector llega con la Ley 7/2022 de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular ya en vigor desde el pasado 30 de junio y esos nuevos contenedores no estarán en las calles hasta el próximo año 2023.

La ayuda que recibirá la Mancomunidade do Morrazo es una de las más elevadas aprobadas en esta convocatoria por la Consellería de Medio Ambiente, que además incluye cofinanciación de los fondos europeos Next Generation. El proyecto de mayor envergadura económica –92.164 euros– es el que se refiere a la mejora de la recogida y gestión de los residuos orgánicos. Con la concesión de esta ayuda ahora se pretende realizar una prueba piloto con la colocación de hasta 50 contenedores marrones, que se repartirán entre Bueu y Cangas.

La intención de los dos ayuntamientos es ubicar estos colectores en lugares muy céntricos y en el entorno de las plazas de abastos. La gerente de la Mancomunidade do Morrazo, Alba Álvarez, explica que los contenedores estarán cerrados para poder controlar la aportación de restos orgánicos y “solo podrán verter biorresiduos las personas que tengan la llave, que serán vecinos de las áreas más cercanas”. La implantación de esta prueba piloto viene acompañada con la entrega de 3.000 cubos marrones de uso doméstico, que se repartirán entre los residentes de las áreas de influencia de los nuevos contenedores con el objetivo de que puedan depositar los restos orgánicos.

La transición hacia este nuevo modelo llega en un momento tremendamente complicado para la Mancomunidade do Morrazo, que está en pleno proceso hacia un nuevo modelo y contrato, que previsiblemente será de gestión directa. Esta situación dificulta aún más acelerar los trámites para adaptarse a la nueva ley estatal.

El camión de la Mancomunidade para la recogida puerta a puerta en la hostelería y contenedores marrones para los hosteleros. Fdv

Los contenedores marrones de esta prueba piloto en Bueu y Cangas, si no hay cambios, no estarán en la calle hasta el próximo año 2023. Mientras tanto, los vecinos podrán recurrir al compostaje individual –en especial en el rural– y a los composteros comunitarios en el centro urbano, según apuntan desde la Mancomunidade do Morrazo.

Esta recogida selectiva servirá para complementar la que está a punto de comenzar con la hostelería a través de la campaña puerta a puerta. Precisamente este proyecto incluye una línea para contratar un sistema informático para gestionar los datos de recogida de los biorresiduos.

El camión con el que se realizará la retirada –que fue adquirido con otra subvención de la Consellería de Medio Ambiente– tiene instalado un programa de identificación y pesaje individualizado de los contenedores. Con el nuevo software informático se podrán analizar y gestionar los datos de cada uno de los productores para intentar mejorar y optimizar la gestión de la fracción orgánica.

Esta primera parte del proyecto que impulsa la Mancomunidade do Morrazo se complementa con dos nuevas adquisiciones: tres biotrituradoras eléctricas más [una para cada ayuntamiento] y la compra de un camión para la recoger los restos vegetales y de podas vecinales, que incluirá sacos reutilizables. “Con las biotrituradoras facilitaremos que los vecinos que cuenten con una huerta o jardín trituren su propia fracción vegetal y la puedan utilizar en sus composteros o huerto”, apunta Alba Álvarez. Y el camión para la recogida selectiva de esos restos vegetales es una alternativa para evitar la “saturación” de los puntos verdes de recogida de restos vegetales. “Así disminuimos la frecuencia de recogida y se evita que esos restos vegetales acaben en el sistema de recogida ordinario”, añade la gerente de la Mancomunidade do Morrazo.

La inversión de 92.000 euros de esta primera línea de actuación debe justificarse a lo largo del próximo año 2023. De manera previa debe implantarse otro proyecto de 63.800 euros para la separación y reciclaje de los biorresiduos in situ. Es decir, a través del compostaje comunitario e individual. Así, en los próximos meses se comprarán 360 composteros domésticos individuales, que se entregarán los vecinos que estén interesados en compostar los biorresiduos en sus viviendas. La aportación incluirá un termómetro, un aireador y un manual de compostaje. Por otro lado, en Moaña se colocarán tres nuevos centros de compostaje comunitario, que se añadirán a los once que ya existen en la actualidad, y en Cangas se ampliará uno de los que ya está operativo.

Finalmente se reforzará la información sobre este servicio con la colocación de paneles interpretativos fijos en los composteros comunitarios para informar sobre su funcionamiento y acerca de los residuos que se pueden depositar.

El pleno de Bueu acordó esta semana pedir una moratoria en la implantación del contenedor marrón. Fdv

El pleno bueués aprueba una moción para reclamar al Gobierno una moratoria para implantar el sistema

El pleno del Concello de Bueu, que en estos momentos ostenta la presidencia de la Mancomunidade do Morrazo, debatió en su sesión del lunes una moción del PP que estaba vinculada precisamente con la recogida de los biorresiduos. El texto reclama al Gobierno central una moratoria y que amplíe el plazo del que disponen los municipios de más de 5.000 habitantes para adaptarse a la nueva ley de residuos. La propuesta salió adelante con el voto favorable de todos los grupos de la corporación.

El texto del PP argumenta que la directiva de la Unión Europea (UE) sobre este asunto concede de plazo hasta finales de 2023 para la implantación del colector marrón, sin establecer diferencias entre los municipios en función de su número de habitantes.

La moción reprocha al Gobierno de España que haya reducido en 18 meses ese periodo, lo que sitúa a municipios como los de la comarca de O Morrazo ante un plazo “inasumible”. Por ello se reclama al Estado que amplíe el plazo estipulado en la Ley 7/2022 hasta diciembre de 2023, que es lo que recoge la directiva de la UE y la Lei de Residuos de Galicia.

Compartir el artículo

stats