La Xunta invertirá seis millones de euros hasta 2023 en el parque nacional de las islas Atlánticas con el fin de promoverlas como "emblema turístico" para Galicia, ha indicado el presidente gallego, Alfonso Rueda. Coincidiendo con el vigésimo aniversario del establecimiento de ese parque nacional, que comprende las islas de Cíes, Ons, Cortegada y Sálvora, Rueda ha expresado la voluntad de "preservar esta maravilla natural".

El presidente gallego ha visitado la isla de Ons, perteneciente al municipio pontevedrés de Bueu, para reiterar el "firme compromiso" del Ejecutivo autonómico con estas islas.

"Es una parte importantísima de este parque", ha destacado Rueda, para quien este enclave natural es un ejemplo del desarrollo turístico que desea "impulsar" la Xunta.

"Es posible compatibilizar la preservación del litoral con la actividad humana", ha destacado el titular de la Xunta, que ha abogado por un uso "ordenado, racional y sostenible".

Ons es la única isla de ese parque natural con personas residentes fijas, ha observado, y ha expresado la voluntad de que sus habitantes conserven las "condiciones de propietarios a las que tienen derecho".

Rueda ha asegurado que los cupos de visitantes establecidos desde hace años para evitar aglomeraciones susceptibles de generar problemas medioambientales "están funcionando muy bien" y contribuyen a que las islas mantengan intactas sus valores ecológicos.

"Tenemos claro lo que hay que preservar, lo que hay que conservar y lo que hay que mejorar", ha dicho Rueda, quien ha expresado el deseo de un turismo "sostenible y respetuoso" para esas islas.

En Ons, la Xunta prevé reformar y actualizar tanto la red de abastecimiento de agua potable como el sistema de depuración de aguas residuales, obras que comenzarán en septiembre.

Además, el Gobierno gallego se compromete a llevar a cabo trabajos de conservación y mejora de la biodiversidad, recuperación de la vegetación autóctona, eficiencia energética o renovación de infraestructuras.

Tras la temporada turística, las autoridades esperan, además, reanudar los trabajos arqueológicos en la isla de Ons, destinados a profundizar en los conocimientos de los antiguos asentamientos romanos de hace veinte siglos, entre ellos una fábrica de salazón