Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu despide a “su” Puskas

El conocido vecino Eugenio Ogando Dopazo falleció el jueves a los 79 años tras sufrir un infarto en la vía pública

Eugenio Ogando Dopazo, a la izquierda, sostiene un pulpo junto a un marinero de Bueu. | // SANTOS ÁLVAREZ

Había dos Puskas. Uno, el histórico futbolista húngaro del Real Madrid, también conocido por el apodo de “Cañoncito Pum”. Y el otro era un conocido y querido vecino de Bueu, de nombre Eugenio Ogando Dopazo y al que muchos conocían precisamente como “Puskas” debido a que en sus tiempos también se destacó como un gran jugador, que defendió la camiseta del histórico Marín. A última hora del jueves sufrió a las puertas de su domicilio un infarto del que desgraciadamente no se pudo recuperar.

Eugenio Ogando era natural de Marín y pertenecía a una familia conocida como “Os Jancheiros”, que tenía un puesto de alimentación en la plaza de abastos marinense. Se instaló en Bueu después de casarse y los que lo conocieron aseguran que “siempre destacó, tanto en el comercio como en el deporte, por su espíritu colaborador y servicial”.

La noticia de su muerte causó una gran consternación en Bueu y Marín, tanto por ser una persona muy apreciada como por las circunstancias en las que se produjo su fallecimiento. Eugenio Ogando se sintió repentinamente indispuesto cuando estaba a punto de acceder a su vivienda, en el entorno del cruce entre las calles Pazos Fontenla y Eduardo Vincenti. A pesar del rápido despliegue de emergencias, que incluyó la movilización de un helicóptero del 061, y de los esfuerzos de los servicios médicos nada se pudo hacer por salvarle la vida. Pasadas las diez de la noche se certificó su fallecimiento por causas naturales.

Desde que se jubiló era habitual ver a Eugenio Ogando por el entorno del puerto y de la lonja de Bueu, en muchas ocasiones echando una mano a los propietarios de Rosa de los Vientos, con los que tenía una gran amistad. “Era muy buena persona y un luchador. Ya había superado un infarto hace diez años y hace poco se recuperó de una enfermedad grave”, recuerdan amigos y personas cercanas a la familia.

El velatorio se celebró ayer en el tanatorio municipal de Bueu y hoy está prevista una misa, a las 10.00 horas, en la capilla del propio tanatorio. A continuación el cuerpo de Eugenio Ogando Dopazo será incinerado en la intimidad familiar.

Compartir el artículo

stats