Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de Domaio denuncian el bloqueo de varios caminos por un particular desde los 80

Residentes de Calvar y la Asociación Monte Faro alertan del depósito, desde hace décadas, de material de obra e incluso un tractor en varios viales que defienden como públicos

El camino de Chan de Calvar con tejas, estructuras de plástico y de poliéster. | GONZALO NÚÑEZ

Vecinos del barrio de Calvar, en Domaio, llevan casi cuatro décadas denunciando que un particular de la zona bloquea presuntamente varios caminos y viales públicos impidiendo el acceso a terrenos privados, dificultando las maniobras de vehículos de emergencias como ambulancias e incluso provocando la acumulación de maleza y la proliferación de plagas “como ratas y serpientes”. En concreto se trata de los vecinos del Camiño dos Padróns. Alertan de que parte de este mismo vial está ocupado con material de obra como plaquetas o cristales “desde hace cinco años o más”. Esta situación se suma a dos caminos que conectan con Os Padróns y que se denominan Camiño do Regueiro y Chan de Calvar.

Cristales y material de obra en el Camiño dos Padróns. | G. NÚÑEZ

“Son caminos públicos de toda la vida pero un vecino se los quiere apropiar. Hace décadas soltaba unos perros en la zona y poco a poco fue apilando tejas, piedras y otros residuos para impedir que la gente pase por lo que considera su camino”, explican los vecinos María Soledad García, José Luis Martínez y Elvira Ferradás, con el apoyo de la Asociación de Veciños O Monte Faro, que lleva años trasladando este problema a los Concellos.

Algunos de los vecinos denunciantes ante el Camiño do Regueiro con un tractor en el medio. |  G.N.

Algunos de los vecinos denunciantes ante el Camiño do Regueiro con un tractor en el medio. | G.N.

Elvira Ferradás exhibe el permiso municipal que tenía su padre en el año 1984 para ampliar el portal de acceso a sus terrenos por Chan de Calvar, “lo que demuestra que el camino es público pero nadie nos defiende”. Los vecinos presentaron numerosos escritos en el Concello en las últimas décadas y, hartos de no encontrar una solución, acudieron también al servicio de Medio Ambiente de la Xunta de Galicia y presentaron denuncia ante la Guardia Civil, alertando de que en los citados viales se acumulan “residuos, chatarra, restos de materiales y obras”. En Chan de Calvar los vecinos también alertan del riesgo que implica el apuntalamiento de parte de la fachada de la casa anexa y aseguran que el muro exterior, “fue ensanchado unos 30 centímetros”, reduciendo un espacio de paso ya casi imposible y con la maleza de más de un metro de alto.

En el Camiño da Regueira, por otro lado, se quejan de que el vecino del que protestan aparcó un pequeño tractor dificultando el paso incluso a la parte trasera de una casa lo que, con la maleza de otra finca anexa, reduce mucho el ancho e incluso se está comiendo los contenedores de basura.

Desde el colectivo Monte Faro apuntan a que el Concello no tiene inventariado uno de los dos caminos “aunque toda la vida fue público” y eso dificulta el arreglo del problema. “Siempre que vamos a quejarnos nos dicen buenas palabras, pero nunca vienen a visitar la zona y no es normal que nos tengan abandonados así porque nosotros también pagamos impuestos”, lamenta María Soledad García.

Los vecinos denunciantes piden a las administraciones “que dejen de consentir de una vez esta invasión de viales públicos” y matizan que lo último que quieren “es que le derrumben algo a algún vecino”.

Compartir el artículo

stats