Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña aspira a aliviar el sector hostelero con la formación de 50 camareros y cocineros

El Patronato Beiramar espera contar, desde septiembre, con un Obradoiro de Emprego para 20 parados y con un programa integrado para otros 30 | El sector alerta de la falta de mano de obra

Un bar de Moaña tras la reapertura después de las restricciones por la pandemia. | SANTOS ÁLVAREZ

El Concello de Moaña llegó a un acuerdo, hace meses, con la Asociación de Hosteleiros del municipio para incluir en sus planes de formación para desempleados los oficios de cocinero y camarero, ante la falta de mano de obra cualificada que sufre el sector servicios este año, una rama de la economía que es esencial en O Morrazo durante la temporada alta de verano. El bipartito había anunciado que, a través del Patronato Beiramar, solicitaba a la Xunta un Obradoiro de Emprego para formar a 20 vecinos en situación de paro. A partir de septiembre la intención es que 10 de ellos se formen en cocina y otros 10 como camareros, mientras cobran un salario durante un año de clases teóricas y prácticas. Para ello el Concello buscó unas instalaciones adecuadas que se encuentren en estos momentos sin uso. La demanda de personal en la hostelería es sin embargo tan alta que el Patronato amplió sus pretensiones y solicitará también un Programa Integrado de formación con este fin, al que podrán acceder 30 desempleados más, 15 en cada módulo.

Los programas integrados no conllevan un salario durante la formación, pero sí contemplan prácticas en empresas privadas y suponen una de las herramientas con un mayor grado de inserción laboral en Galicia. Y es que en la mayoría de estos programas más de la mitad de los alumnos finalizan su formación con un puesto de trabajo.

En cualquier caso ambos programas tendrán una duración de 12 meses, por lo que los desempleados seleccionados para participar entrarán en el mercado laboral de cara al verano de 2023. El sector hostelero deberá superar este verano con una escasez de mano de obra, lo que queda patente, por ejemplo, en la proliferación de carteles en las localidades de O Morrazo ofreciendo empleo como camarero o cocinero.

Hay que recordar que en la ciudad de Vigo, por ejemplo, este problema ha forzado ya a empresarios del sector a ajustes de horarios, limitaciones de aforos o incluso a cierres al no encontrar a trabajadores. Una de las razones de esta escasez está en que durante el parón total de la actividad hostelera, en las peores fases de la pandemia de COVID-19, muchos empleados buscaron un futuro en sectores que ofrecían una mayor estabilidad y mejores condiciones, sobre todo en materia de horarios, la gran queja de la fuerza laboral en hostelería durante las duras jornadas veraniegas de alta afluencia de turistas a la zona.

Compartir el artículo

stats