Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El informe técnico del Concello concluye que el crematorio de Abelendo no es viable

La empresa del tanatorio San Martín, que promueve la instalación en su edificación, había solicitado este informe urbanístico ELa incineración no encaja en los usos para este suelo

Reunión de vecinos en Abelendo para constituir la plataforma contra el crematorio. | // GONZALO NÚÑEZ

Carpetazo al proyecto para la construcción de un horno crematorio en Moaña en las instalaciones del tanatorio en Abelendo. El informe del arquitecto municipal concluye que el uso de crematorio no es viable una vez que no aparece esta actividad permitida dentro de la Ordenanza 5 del suelo urbano de Moaña en donde está ubicado el tanatorio San Martín, en el área de protección del elemento catalogado del cementerio municipal de San Martiño.

La empresa del tanatorio, que es la que promueve la construcción de este crematorio, había presentado en el Concello de Moaña el pasado 29 de abril una solicitud de informe sobre la viabilidad urbanística de instalar este horno para incineraciones. Sería el primer crematorio de la comarca de O Morrazo en donde para incinerar hay que desplazarse a Vigo o a Ponte Caldelas.

Según el Plan Xeral de Ordenación Municipal de Moaña, la zona del tanatorio está calificada como suelo urbano y sujeto a la ordenanza 5, industrial. Los usos que permite dicha ordenanza, según consta en el informe del arquitecto municipal, son los de vivienda, industrial sin limitación de superficie en las categorías 1ª, 2ª y 3ª y en la 4ª exclusivamente para industrias de transformación de productos marinos y de construcción y reparación de buques, así mismo sin limitación de superficie; de garaje-aparcamiento y servicios del automóvil, además de oficina. En el caso de la vivienda solo se permite adscrita al personal de vigilancia y mantenimiento del establecimiento, con una superficie máxima de 120 metros cuadrados y una altura con un tope de 6,5, nunca vivienda colectiva.

El concejal de Urbanismo y Medio Ambiente, Odilo Barreiro, asegura que la actividad de crematorio no entra en ninguna de las categorías de uso industrial que recoge el PXOM. La categoría 1ª se refiere a actividades compatibles con el uso de vivienda: talleres familiares o artesanales que se corresponden a instalaciones que sin ocasionar molestias se desarrollan en edificaciones utilizadas normalmente como vivienda. La categoría 2ª se corresponde a actividades industriales o artesanales compatibles con el uso residencial de pequeña industria, que necesitan empleados y edificio con características propias. La compatibilidad en este caso deberá justificar la no existencia de ruidos, desprendimiento de gases, producción de polvo o acumulación de tráfico.

Por lo que respecta a la categoría 3ª se corresponde a actividades industriales localizables en polígonos específicos. Se trata de industria media que por sus características de dimensiones y efectos producidos precisan de una localización especial, como polígonos industriales. La categoría 4ª son actividades industriales no compatibles con otros usos. Se trata de industrias que por sus efectos secundarios precisan de una localización exclusiva, en polígonos delimitados al efecto.

En el informe se descarta el uso de vivienda porque no es el pretendido; así como el industrial en la categoría 4ª ya que la actividad que se pretende no se identifica con industrias de transformación marina o reparación de buques. Descarta también el uso en las otras tres categorías, ya que la 1ª es para actividad industrial en la planta baja o primera de uso residencial; como tampoco tiene encaje en ninguno de los grupos de la categoría 2ª, ya que son actividades separadas de viviendas con muros de más de 30 centímetros y sin viviendas en las plantas superiores o en patios de manzana o polígonos industriales. No encuadra tampoco el uso de crematorio en la categoría 3ª, de actividades en polígonos industriales. El arquitecto asegura que aunque la actividad pretendida pudiera estar ligada a la de garaje-aparcamiento y servicio del automóvil, no se solicita su viabilidad, como para tampoco oficina.

El informe constata que no hay uso de crematorio para la ubicación en la edificación pretendida, que además está afectada por el área de protección del cementerio municipal.

Más de 50 vecinos crean una plataforma contra la construcción de este horno

El informe técnico municipal desfavorable a la construcción del horno crematorio en la edificación del tanatorio de Abelendo, desinfla, en cierta manera, la “Plataforma de afectados Crematorio así non”, que se constituyó en la noche del lunes en una reunión en el lavadero de Abelendo. La plataforma, integrada por más de 50 personas de los barrios de Abelendo, Trigás, Carballadasna, Sanchilán, Veigadarca, A Gándara, Quintela y San Martiño, se constituyó tras la asamblea de vecinos de la parroquia de San Martiño, celebrada el sábado., que se posicionó en contra del proyecto.

Desde la Plataforma aseguran que la actividad del crematorio es “contaminante e insalubre” y supone un despropósito montarlo en medio de las casas y cerca de dos colegios de primaria como son los de Quintela y Abelendo.

Señalan que en la asamblea de San_Martiño se “desmontaron las mentiras del supuesto técnico” que llevó la parte interesada del tanatorio de que un horno crematorio industrial era lo mismo que una caldera de calefacción doméstica y que solo emitía C02.

En un comunicado señalan que por datos de la UE y de la EUA (Estados Unidos), pero sin aportar informe científico, la emisión media por la cremación del difunto, féretro además del combustible (gasóleo), emite, aparte de C02, diferentes químicos tóxicos y cancerígenos: metales pesados, arsénico y ácidos florhídrico y clorhídrico, así como gran cantidad de partículas finas respirables, supertoxinas de incineración, dioxinas y fúranos, así como también hidrocarburos cíclicos, cancerígenos.

Añaden que el control de los crematorios es “deficiente y opaco” y que como buen negocio se presta a la especulación. Añaden que el precio desbocado de la cremación (6.000 euros o más) ya provocó una burbuja especulativa de crematorios. España, con una de las menores tasas de cremación, del 40%, es el país de Europa con más crematorios, 442; y Galicia, siendo una de las zonas del estado con menor tasa de cremación, ya tiene 18 “que llegan y sobran”. Añade que Portugal, Francia, Inglaterra o Alemania, con tasas superiores de cremación, ue llegan al 70%, tienen la mitad y un tercio de los crematorios de España. Cree que en este proyecto hay más negocio que servicio y que en la actualidad hay suficientes para atender la demanda con 3 en Vigo, otros 3 en la comarca de Pontevedra, 2 en Vilagarcía y otro en Porriño.

Compartir el artículo

stats