Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Moaña inicia la conversión del Concello Vello en un local de ensayo y una zona de estudio

La constructora comienza los trabajos con un desvío del tráfico en Ramón Cabanillas para ganar espacio | La reforma supera los 940.000 euros y debe estar lista en un año

Operarios ante el inmueble del antiguo consistorio que consta de tres naves. | GONZALO NÚÑEZ

La empresa adjudicataria de la ambiciosa reforma del Concello Vello de Moaña, “Proyecon Galicia”, inició esta semana los trabajos, lo que implicó un desvío del tráfico aprovechando varias plazas de estacionamiento en la céntrica calle Ramón Cabanillas, señalizado ya con pintura amarilla para garantizarse el espacio suficiente para acometer las obras. En los tres primeros días los operarios ya empezaron a desmontar partes de la fachada y el interior. Uno de los primeros pasos será levantar la cubierta para construir de nuevo su estructura, aprovechando el verano para esta parte. Y es que la reforma debe estar concluida en un plazo de 11 meses.

Se trata de la inversión más grande que realiza el Concello de Moaña desde la construcción, hace 12 años, del campo de fútbol de O Casal, que después pasó a llamarse Iago Aspas Juncal. El coste de la actuación en el antiguo edificio consistorial asciende a 941.240 euros tras una rebaja en la licitación. Se financia con cargo al Plan Reacpon y al Plan Concellos, ambos de la Diputación de Pontevedra.

El resultado final de la reforma deberá mantener, en uno de los anexos de la planta baja, el aparcamiento de Protección Civil, así como la lavandería y almacén para este servicio. La primera planta de este anexo se dedicará a la misma agrupación de voluntarios, con oficinas y sala de reuniones.

En la zona central del inmueble la planta baja se destinará a un local de ensayo de 41 metros cuadrados, con un almacén y una cabina de grabación para grupos de música de la localidad y corales. Un aseo y espacios para un aparcamiento de patinetes eléctricos completan el espacio central.

El otro anexo de la planta baja, utilizado en estos momentos por Cáritas, se destinará a una sala de exposiciones y multiusos, con capacidad para proyectar documentos audiovisuales. Medirá 62 metros cuadrados y contará a mayores con almacén y aseos.

En cuanto a la primera planta del inmueble central, se habilitará un aula de estudio con mesas y sillas de 73 metros cuadrados y en el otro anexo se construirán tres salas de reuniones para colectivos así como una oficina de recepción. Esta primera planta incluye tres patios exteriores abiertos que facilitarán la entrada de luz natural. Finalmente en la segunda planta, bajo la cubierta, se contempla una segunda sala de estudios de 37 metros cuadrados.

Compartir el artículo

stats