Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La demanda de mejillón fresco y la apertura de polígonos dispara las descargas en la comarca

Descarga, ayer por la mañana, de un barco bateeiro en el muelle moañés de A Mosqueira. | S.A.

La actividad regresó ayer, en el comienzo de semana, con fuerza a los puertos bateeiros de Moaña, después de varios meses sin apenas ventas por culpa del episodio de toxinas lipofílicas y que cerró muchos polígonos y sobre todo por las altísimas ventas del año 2021 que dejó los sectores sin apenas producto en primavera, cuando comenzaron las nuevas crías. Entre el pasado jueves 25 y el sábado 28 los biólogos del Instituto Tecnolóxico para o Control do Medio Mariño de Galicia (Intecmar) determinaron la apertura de todos los polígonos que quedaban cerrados en los que cultiva bivalvo el sector de O Morrazo, tanto en la ría de Vigo como en la de Aldán y en la de Pontevedra frente a Bueu. En el muelle de A Mosqueira, en Moaña, la actividad era bastante intensa ayer con la descarga de unos 20 palés, más de 2.000 kilos de producto cargado en camiones pequeños para destinarlos al mercado nacional para su venta en fresco. Se produjo, en las últimas semanas, un gran repunte de la demanda de este tipo de mejillón.

En la ría de Vigo se abrió el sector Cangas G a finales de la pasada semana, frente a la ensenada de Liméns, en Cangas. De todas formas el sector mantiene que la cría de producto esta primavera no fue la ideal y teme una campaña mucho peor que la de 2021, cuando se batieron récords de ventas en puertos como el de Bueu pese a liderar los días de cierre por toxina de toda Galicia. A punto de empezar el mes de junio, en estos momentos la cantidad de producto con tamaño adecuado para su venta no es suficiente para atender a toda la demanda.

Se espera que la venta al mercado nacional vaya en aumento en las próximas semanas hasta que en julio o agosto se reactive la exportación al extranjero con camiones de gran tonelaje.

En una semana

En la ría de Vigo ya están abiertos todos los sectores con viveros de mejillón, mientras que en la ría de Aldán uno de ellos estaba operativo desde el 4 de mayo y el otro reabrió el pasado día 20.

En cuanto a los polígonos ubicados frente a las costas de Bueu, la semana pasada estaban los tres cerrados. El viernes 27 la toxina había remitido en dos de ellos y el propio sábado abrió el tercero, con lo que esta semana los mejilloneros de Bueu ya pueden poner de nuevo su producto en el mercado.

Compartir el artículo

stats