Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La reforma del pabellón de Bueu arranca en 10 días y lo dejará tres meses sin actividad

Vista del pabellón Pablo Herbello de Bueu, ayer. | // GONZALO NÚÑEZ

Las obras de mejora del pabellón Pablo Herbello ya tienen fecha de inicio. Será el lunes 6 de junio después de que el Concello de Bueu confirmase la adjudicación a la empresa Construcciones Castro Figueiro, una vez ha descartado que la oferta presentada de 134.979 euros –inferior en unos 42.000 al tipo de licitación fijado inicialmente– pudiese incurrir en una baja temeraria. El inicio de los trabajos supondrá que el recinto deportivo permanecerá sin actividad a lo largo de la ejecución de los mismos, unos tres meses según el contrato, si bien desde el gobierno local son más optimistas y confían en que en el mes de agosto los clubes que utilizan las instalaciones de forma habitual puedan volver a las mismas.

“Por actividad y condiciones meteorológicas es la mejor época para poder realizar esta obra”, señalan desde el ejecutivo buenense, expresando su deseo de que se causen las mínimas molestias posibles. Eso sí, la prohibición de utilizar las instalaciones durante este periodo es firme y así se le comunicará por escrito a todos los clubes. Bueu Atlético Balonmán y ADFS Bueu, usuarios habituales de la pista, trasladarán sus compromisos al pabellón de Beluso, pero se asume que los usuarios de las diferentes salas tendrán que suspender su actividad al no haber un espacio alternativo en el polideportivo de Beluso.

La reforma integral del pabellón Pablo Herbello se estructura en torno a tres actuaciones, que son la sustitución parcial de la cubierta, la renovación y sobredimensionamiento del sistema de canalización de aguas pluviales, y la creación de una nueva sala destinada a gimnasio en la planta baja.

El Concello remitirá un escrito a los clubes informándoles de la prohibición de usar las instalaciones

decoration

La existencia de problemas de filtraciones y la antigüedad del pabellón –casi treinta años– han sido el detonante de la próxima ejecución de un proyecto que contempla reemplazar las planchas exteriores de los lucernarios por otras de policarbonato laminado, pero también de la chapa superpuesta de los paneles sandwich de la cubierta horizontal. En paralelo se acometerá una profunda mejora en la red de recogida de pluviales, sustituyendo canalizaciones y ampliando su capacidad, pero también sellando correctamente la carpintería exterior.

Asimismo, se habilitará una sala de gimnasio aprovechando un espacio utilizado como almacén y desplazando unos 20 metros una zona de la fachada ocupada ahora por soportales y que da hacia la calle Staffan Mörling.

La obra está financiada con cargo al Plan Concellos 2021.

Compartir el artículo

stats