Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Llegar a clase a golpe de pedal

La salida de clase, ayer, en bicicleta. GONZALO NUÑEZ

Desde los distintos barrios de Moaña partieron ayer, a primera hora de la mañana, jóvenes en bicicleta para acudir a sus clases en los institutos As Barxas y A Paralaia. Son los que se sumaron al reto “21 días en bicicleta” que puso en marcha el Concello para que los estudiantes adquieran el hábito de desplazarse en este transporte en su día a día.

La semana que comenzó ayer en los centros escolares de la comarca no lo hizo como un lunes más para los institutos moañeses de As Barxas y A Paralaia, pues muchos de sus alumnos llegaron al centro en bicicleta comenzando así un reto de 21 días que suscribieron con el Concello para adquirir el hábito de desplazarse por Moaña en este tipo de transporte, reduciendo así el impacto ecológico, apostando por una vida más saludable y acostumbrando a los conductores de coches a compartir las calles con los ciclistas. Fueron en total 44 los jóvenes de 3º y 4º de ESO que se anotaron al reto y que ayer completaron el primer día a pesar de que la mañana no estuvo carente de lluvia.

“La verdad es que me anoté porque siempre suelo andar mucho en bici. Practico atletismo en el Club Samertolaméu y siempre voy en bicicleta a entrenar hasta las pistas”, explicaba a la llegada de IES As Barxas el joven Leo Rodríguez, de 14 años. Reside “en Meira, cerca de A Guía”. Explica que en los kilómetros que le separan entre su casa y el instituto no sintió riesgo por transitar en bicicleta. “Voy por cerca de la costa, por el paseo, y llegué sin problemas”.

Varios alumnos recogiendo sus bicicletas para regresar a casa al finalizar las clases de ayer. | G.N.

Reconoce, el joven Leo Rodríguez, que Moaña sería más segura para los ciclistas “si acaban el paseo del centro, porque falta el tramo del centro de salud. También estaría bien que lo juntasen con Cangas”. Reconoce que “en general los coches nos respetan. Nunca tuve un susto aunque siempre hay algún loco puntual”.

Tanto Rodríguez como sus compañeros suspiran con llevarse la joya de la corona, que es una de las dos bicicletas eléctricas valoradas en 1.200 euros la unidad que el Concello sorteará entre todos los que completen este reto de 21 días.

Raúl Cordeiro, de 15 años, explica que “además del premio me apunté por hacer algo diferente. Además vengo con mi amigo, que vivimos cerca, y así vamos los dos en bicicleta”. El amigo es Saúl Juncal. Ambos viven en la zona de O Con, así que su trayecto es eminentemente urbano y sin pendientes de entidad. “Es la primera vez que venimos en bicicleta a clase y la ruta fue muy tranquila, la gente nos respeta. No solemos usar la bici en el día a día, la verdad, pero es un trayecto corto”, apuntan.

Estos jóvenes aguardan que este final de curso está marcado por el buen tiempo. Tras la lluvia de ayer por la mañana esperan poder circular todos los días en bicicleta sin problemas. “Casi todo el tramo que nos corresponde tiene carril bici y en donde no hay la calzada es bastante ancha. En menos de 15 minutos llegamos”, explicaron mientras el grueso de sus compañeros llegaban a la primera clase en autobús, como cada día.

El edil Rodrigo Currás con uno de los nuevos infladores.

Coincidiendo con el inicio de este reto el Concello instaló cuatro infladores en distintos puntos del municipio, que cuentan con un dispositivo para fijar la rueda y e inflarla en caso de cualquier contratiempo. El concejal de Mobilidade, Rodrigo Currás, explica que uno se instaló en el paseo de Domaio, otro en al parque de Samertolaméu, el tercero al lado de la caseta de turismo y el cuarto en las pistas de skate de A Mosqueira.

Todos los alumnos que participen en el reto se llevan de regalo chalecos reflectantes y la actividad ya contó con la charla de un representante de la Policía Local, que explicó las normas de tráfico que deben cumplir los estudiantes. Todos los inscritos se comprometieron a transitar siempre con casco, por el margen de la carretera dejando espacio para los coches y, entre otras medidas, señalizar cada una de las maniobras que realicen.

Compartir el artículo

stats