Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Intervención avisa que el coste de la gestión de los cementerios en Bueu supera el límite de un contrato menor

Un momento de la sesión plenaria de ayer, en el Concello de Bueu. | // FDV

El pleno de Bueu aprobó ayer el primer reconocimiento de deuda del año, que ascendía a casi 230.000 euros. Una aprobación que se hizo previo levantamiento del reparo suspensivo del departamento de Intervención, que advierte de que varias de las facturas incluidas se refieren a la prestación de servicios cuyo coste ya supera el umbral de un contrato menor. Uno de esos servicios se refiere a la gestión de los cementerios y a los entierros, que el año pasado supuso un desembolso de 21.096 euros y en lo que va de 2022 se presentó otra factura de casi 1.500 euros.

El expediente salió adelante con los votos del bipartito BNG-ACB, mientras que el PP optó por votar en contra debido a los reparos de Intervención y solicitó explicaciones al respecto. Al contrario que en otros plenos anteriores, ayer destacó precisamente el buen tono, el afán de aportar argumentos e incluso la comprensión. En ese debate también llamó la atención la brutal sinceridad con la que se manifestó el alcalde, Félix Juncal, al hablar sobre la gestión de los cementerios municipales. “Siento vergüenza, literalmente”, afirmó de manera rotunda para justificar que desde hace más de dos años se haya optado por recurrir a una empresa para determinados trabajos, como para desarrollar las labores de enterrador o retirar las cenizas. Las quejas que recibió en su día el Concello de Bueu desembocaron incluso en un expediente disciplinario y una sanción contra un empleado municipal, tal como se explicó durante la sesión plenaria, que tiene carácter totalmente público.

Tanto Félix Juncal como el vicealcalde y concejal de Facenda, Julio Villanueva, reconocieron durante su intervención la necesidad de respetar todos los trámites administrativos y de realizarlos “de la forma más pulcra posible”. Pero también precisaron que el volumen de asuntos que deben atender los servicios técnicos redunda en que “no hay medios suficientes para llevar a cabo todos los procesos”. Más aún después de que el departamento de Tesorería e Intervención tenga hasta tres personas menos debido a recientes jubilaciones.

Una imagen del interior del cementerio de Bueu. SANTOS ALVAREZ

Félix Juncal: “Me dolía el servicio y la imagen”

“En el caso concreto de los cementerios me dolía especialmente la calidad del servicio y la imagen que estábamos ofreciendo. Había que tomar decisiones factibles desde el punto de vista legal y lo importante es que las familias que están despidiendo a un ser querido tengan un buen servicio por parte del Concello”, abundaba después de la sesión plenaria el propio Félix Juncal.

Las explicaciones ofrecidas ayer por el ejecutivo local no cambiaron el sentido del voto del PP, pero sí que le valieron cierto reconocimiento. “Puedo asumir casi todo lo que han dicho anteriormente porque como dijeron yo también fui alcaldesa. Piden comprensión y puedo estar de acuerdo, pero fue algo que no tuvieron ustedes hacia mi persona cuando yo era alcaldesa”, manifestaba en tono cortés Elena Estévez. La misma actitud que usó Juncal para recordar que cuando el BNG estaba en la oposición, después de la moción de censura de 2004, “le ofrecí los seis votos de nuestro grupo para que pudiesen aprobar el PXOM porque sabíamos que el PP no tenía la mayoría suficiente”.

Una muestra de un debate que, al menos ayer, fue de guante blanco.

Concejales de la corporación conversan ayer de buen humor en la entrada del Concello de Bueu, después del pleno. Fdv

Desestimadas las alegaciones al presupuesto

El pleno de ayer se celebró a las nueve de la mañana y tenía carácter extraordinario. El segundo punto era el debate sobre las alegaciones presentadas a los presupuestos municipales, un escrito del PP con cuatro peticiones: una partida específica para la Festa do Polbo, que se recupera este año; otra para el concurso de ideas para la mejora del barrio de Banda do Río; una solicitud de que se diese cobertura a una moción aprobada el año pasado, a instancias del propio PP, para la dotación de totems tecnológicos; y la inclusión de obras en el marco del Plan de Mobilidade Sustentable (PMUS) y el Plan de Acción para o Clima.

La sesión se intuía tensa, sobre todo por las manifestaciones de hace unos días del bipartito, en las que anunciaba su no “rotundo” a estimar las alegaciones del PP y acusaba a los populares de actuar “de mala fe” por presentarlas el último día del plazo y casi sobre la bocina. Pero nada más lejos de la realidad. El gobierno argumentó su voto en contra de las alegaciones escudándose en el informe de Intervención, que señalaba que no se ajustaban a ninguno de los supuestos legales tasados por ley para alegar. Aún así, insistió en que la Festa do Polbo y el concurso de ideas de Banda do Río no necesitan partidas específicas.

También se avanzó que la moción presentada por el PP hace un año sobre los totems tecnológicos se atenderá en breve. Será a través de una línea de subvenciones de la Diputación de Pontevedra, la “Commerce inside”, que permitirá la instalación de dos dispositivos: uno en Cela, en la zona del centro de interpretación de Agrelo, y otro en la propia Praza do Concello, tal como explicó la edil de Promoción Económica, Silvia Carballo.

Compartir el artículo

stats