Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Domaio y Vilaboa, en el epicentro de la granizada

La línea de tormenta que barrió Galicia el sábado dejó bolas de granizo del tamaño de canicas en varios puntos de O Morrazo

Domaio y Vilaboa, en el epicentro de la granizada

Domaio y Vilaboa, en el epicentro de la granizada FDV

Para ver este vídeo suscríbete a Faro de Vigo o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Domaio y Vilaboa, en el epicentro de la granizada Cristina González

Fue una “tormenta de escala considerable”, aseguran en Meteogalicia, sobre el fenómeno meteorológico que ocurrió a última hora de la jornada del sábado debido a una línea de tormenta que barrió Galicia de sur a norte, y que dejó granizo en algunas localidades y descarga eléctrica, sobre todo en el interior de la comunidad. Se contabilizaron 1.657 rayos, aunque lejos del récord de Galicia que está en 9.000. Pero la escala de la tormenta fue considerable. Las altas temperaturas registradas, llegando a los 30 grados y la falta de vientos, propiciaron que esta línea de tormenta, surgida en el norte de Portugal, recorriera la comunidad casi sin debilitarse, de sur a norte, formando núcleos tormentosos.

Bolas de granizo en Domaio. | // FDV Cristina González

Uno de esos núcleos de la línea de tormenta se dejó sentir en la comarca de O Morrazo, pero en zonas muy concretas, como en la parroquia de Domaio, en Moaña, y en el municipio de Vilaboa; mientras que no hubo constancia en Cangas o en Bueu.

Otro momento de la granizada en Domaio. | // FDV

A las 20:30 horas, y después de un día plenamente de verano con las playas casi llenas, empezaban a oirse los primeros truenos en la península. En el sur del área metropolitana de Vigo y en la zona del Baixo Miño, la tormenta ya había descargado una tromba considerable de agua, y se acercaba hacia O Morrazo. Sin embargo casi pasó de puntillas por Cangas y por Bueu, pero dejó, sin embargo, una fuerte granizada en Domaio, en el fondo de la ría, con bolas del tamaño de canicas. Los vecinos aseguran que fue muy intensa, pero pasó rápida, solo unos minutos.

En el campo de golf Ría de Vigo, en Domaio, aseguran que no se registraron daños, que sí que la tromba de agua y granizo fue importante, pero solo duró un rato pequeño. Después todo volvió a la normalidad.

Mapa de Meteogalicia con las zonas de granizo el sábado sobre las 21:00 horas, en color oscuro.

Mapa de Meteogalicia con las zonas de granizo el sábado sobre las 21:00 horas, en color oscuro. Meteogalicia

En Vilaboa, el propietario de la bodega Os Areeiros y presidente de la Indicación Xeográfica Protexida (XPL) de vinos Ribeiras do Morrazo, Guillermo Martínez, señala que la tormenta llegó de repente. Manifiesta que estaban con un evento en la casa de turismo rural y la fuerza del viento y del granizo rompió alguna sombrilla y empapó todo el mobiliario. No se contaba con semejante descarga. Ayer, Guillermo Martínez visitaba las 4 hectáreas de sus viñedos para valorar los daños de las piedras de granizo sobre el viñedo, con hojas rotas.

Vides de la bodega Os Areeiros, en Vilaboa, tras la tormenta de granizo.

El viticultor asegura que el microclima de la zona contribuye a provocar este tipo de tormentas, ya que durante todo el día hizo mucho calor, “casi terrorífico”. En Meteogalicia también destacan estas temperaturas tan poco habituales en estas fechas, con A Coruña marcando el sábado los 30 grados que ayudaron, junto a la falta e vientos, a la formación tromentosa.

El panorama ya cambió ayer con la llegada de un frente de borrascas y una jornada de lluvia más propia de la primavera.

Compartir el artículo

stats