Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los bajos y oficinas cambian a viviendas en Moaña

Calle Bernardino Graña, en la urbanización de O Rosal, en Moaña. | // SANTOS ÁLVAREZ

La vida en los cascos urbanos está recuperando imágenes del pasado cuando se vivía a ras de la propia acera con las ventanas de las casas que dejaban ver el salón de los domicilios. El desarrollo económico dio paso al bum de los bajos y locales comerciales en entreplantas que los constructores vendían o se alquilaban a precios desorbitados. Hubo un momento en el que un comprador llamaba a la puerta de un propietario para quitarle de las manos un bajo por el que ya daba en ese mismo momento 20 millones de las antiguas pesetas. Pero la crisis económica que se arrastra desde 2008 a lo que se sumó la pandemia del COVID en 2020, rompió esa vida y la gran mayoría de los bajos empezaron a colgar eternos carteles de “Se vende” o “Se aquila” en un mercado que se paró. La pandemia cerró muchas oficinas para implantarse el teletrabajo, que ya arraigó para quedarse.

Calle Fragata Lealtad, en el barrio de O Real. | Santos Álvarez

Los cascos urbanos ofrecen hoy en día una imagen de desolación con la gran mayoría de sus locales comerciales sin actividad. Pero muchas personas, a títuloparticular por necesidad de una vivienda, o inversionistas, han puesto la mirada en esos bajos para darles una segunda vida como casas.

Moaña es un ejemplo claro de ese cambio y desde 2017 el Concello ha otorgado algo más de una veintena de licencias de cambio de uso comercial a vivienda, sobre todo en sus dos principales desarrollos urbanísticos de O Real; y el más reciente de O Rosal. Esta última urbanización se diseñó con plazas ajardinadas, soportales con bajos comerciales y entreplantas para oficinas, con la idea de desarrollar negocios.

Este sueño quedó truncado con la crisis y la pandemia. El concejal de Urbanismo de Moaña, Odilo Barreiro, asegura que desde 2017 han dado 17 licencias para cambio de locales de oficina a viviendas en entreplantas en O Rosal y otras cuatro para cambio de bajos comerciales a vivienda, 2 en esta misma urbanización y otras 2 en la de O Real.

En diciembre de 2021 se otorgó una en la calle Fragata Lealtad y en noviembre de 2019 otra en Batalla de Callao. En O Rosal se dieron dos en la calle Bernardino Graña. En lo que va de este año 2022, el Concello ha recibido tres solicitudes en Bernardino Graña y Alcalde Fandiño.

"Tal y como están las cosas ¿Quién se atreve a abrir como antes un negocio?

José Luis Álvarez Souto - Constructor de Moaña

decoration

Barreiro asegura que prácticamente todas las solicitudes de licencia para este cambio de uso acaban otorgándose puesto que la gran mayoría ya vienen informadas por equipos técnicos que conocen la normativa a cumplir. En este sentido asegura que la nueva vivienda tiene que cumplir la norma de habitabilidad, el Código Técnico de Edificación y también el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM) de Moaña, que sí permite este cambio en el suelo urbano de alta densidad. Entre las condiciones, a Barreiro le llama la atención que las ventanas de la nueva vivienda que dan a la acera, tienen que superar una altura para que los peatones no puedan ver por ellas al interior.

Quizás esas medidas cambien con la modificación que quiere realizar la Xunta para facilitar a los Concellos este cambio de uso comercial a vivienda, que seguro que seguirá marcando tendencia.

Una de las personas que más pronto vio en Moaña la necesidad de este cambio fue el constructor José Luis Álvarez Souto, uno de los grandes promotores de O Rosal, que se encontró con entreplantas llenas de locales comerciales a los que no les daba salida en el mercado. Acaba de acondicionar tres viviendas en una entreplanta de esta urbanización, que antes eran oficinas, en la calle Don Donato. Esta misma semana le puso el letrero de “Venta”. La entreplanta comercial se ha convertido en tres casas de 100 metros cuadrados cada una de ellas, a la búsqueda de comprador.

Álvarez Souto asegura que no todos los bajos reúnen las condiciones porque necesitan cierta altura, pero sí que entiende que este tipo de cambios normativos son necesarios en estos tiempos: “Tal y como están las cosas ¿quién se atreve a abrir un negocio como antes en un bajo comercial?”.

Compartir el artículo

stats