Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rotura de una tubería general corta el agua a miles de vecinos de Cangas durante varias horas

La avería se registró de madrugada en el cruce del Galas y provocó un géiser y riadas por calles aledañas | El corte de suministro o la pérdida de presión afectaron al centro urbano y a Darbo, Aldán y O Hío

Operarios de la UTE Gestión Cangas, reparando la avería en la red de abastecimiento junto al cruce del Galas, ayer a mediodía. | // G.NÚÑEZ

Miles de vecinos de Cangas estuvieron ayer sin agua, o sufrieron importantes problemas de presión en el suministro durante varias horas, debido a la rotura de una tubería general de abastecimiento registrada de madrugada junto al cruce del Galas, en la confluencia de las avenidas de Vigo, A Coruña y Lugo. La empresa concesionaria, la UTE Gestión Cangas, procedió a cortar el caudal, que provocó un llamativo géiser y una gran riada que anegó las calles próximas, y un grupo de operarios trabajaron desde las seis de la mañana para reparar la avería y restablecer el servicio por zonas. El problema afectó a centenares de viviendas y locales del centro urbano y también de las parroquias de Darbo, Aldán y O Hío, sobre todo a los núcleos más elevados, según comunicaron fuentes de la empresa. Residentes en la Avenida de Galicia, por ejemplo, dieron por restablecido el suministro alrededor de las 13.30 horas, mientras que vecinos de Vilariño o Pinténs confirmaron que fueron recuperando presión de agua a lo largo de la jornada y que la situación era de “práctica normalidad” en torno a las cinco de la tarde.

La fuga obligó a vallar parte de un carril de circulación. | // G.NÚÑEZ

El problema se registró en una canalización que discurre paralela a la PO-551, a la altura del cruce del Galas, poco antes de las dos de la madrugada, debido a una fisura en una tubería de PVC de 20 centímetros de diámetro. En ese punto confluye el agua que baja desde el depósito de Ourelo, situado junto a la carretera A Madalena-Herbello, en Darbo, y una tubería que procede del de Xielas, en la parroquia de Coiro. Los técnicos apuntan que la grieta en la tubería puede estar relacionada con las vibraciones que soporta una vía de gran intensidad de tráfico rodado y a la elevada presión del agua en este lugar. “No es algo común, pero puede pasar”, aseguran desde la compañía.

Fisura en la tubería de PVC que originó la fuga de agua.   | // FdV

Fisura en la tubería de PVC que originó la fuga de agua. | // FdV

La rotura provocó un géiser o chorro vertical de agua que luego bajó en grandes cantidades por la Rúa Real y otras vías adyacentes del casco urbano. Varios testigos avisaron del suceso y los efectivos de guardia del Grupo Municipal de Emerxencias-Protección Civil fueron los primeros en alertar a representantes de la empresa concesionaria para cerrar la llave de paso general. Personas residentes en varias zonas próximas –como la Avenida de Vigo, A Choupana, Serra Nacente, Avenida de Bueu, Rúa Lisboa, San Xosé, entre otras– contactaron con la UTE o los servicios municipales para comunicarle que estaban sin agua. Luego se sumaron de otros puntos más alejados del lugar de la avería, que se dejó sentir en núcleos de población de Aldán y O Hío. La concejala Aurora Prieto reconoció que a media mañana no había agua en Pinténs o Vilanova.

Varias personas afectadas por el corte de suministro señalaron que no es la primera vez que se produce una avería de ese tipo en el entorno del cruce del Galas, y con importantes consecuencias. Entre ellas, la ocurrida en noviembre de 2015 en las proximidades del cruce de la Avenida de A Coruña con la Avenida de Lugo, que dejó sin abastecimiento a más de 300 viviendas y comercios.

Se trata del conducto general que procede del depósito de Ourelo, por lo que en el momento del corte y hasta que los operarios de Aqualia pudieron realizar un “puente”, el reventón dejó sin agua a los abonados desde la Avenida de Lugo hasta la Rúa Real, y otras zonas quedaron afectadas. A la gran avería de ayer se sumaron otras de menor entidad, como la registrada a primera hora de la mañana en un grupo de presión en Pinténs desde el que se abastece al núcleo de A Xareira. Por la tarde, el agua seguía brotando a la espera de una solución al problema, según algunos afectados.

Compartir el artículo

stats