Suscríbete Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sogama bonificó 280.000 euros a la Mancomunidade, que reduce en casi 600 toneladas la bolsa negra

Operarios y maquinaria trabajando hace unos días en el área de compostaje y reciclaje del complejo de A Portela. | // SANTOS ÁLVAREZ

La Mancomunidade do Morrazo se ha ahorrado más de 280.000 euros en los tres últimos años en su factura a Sogama. Un ahorro que se corresponde con el 10% del canon que deben pagar los ayuntamientos por el tratamiento de los residuos que se trasladan a la planta de Cerceda. Esa bonificación está sujeta a dos condiciones: la reducción de la basura que forma parte de la conocida como bolsa negra o fracción resto y que ese ahorro se traslade a los ciudadanos a través de una rebaja en el recibo de la basura. Desde la Mancomunidade do Morrazo acreditan que se cumplen ambos requisitos, aunque formalmente los vecinos no hayan visto alterado el precio de la tasa, que asciende a unos 67 euros anuales. “Hay que tener en cuenta que ese importe no se actualiza desde el año 2008, con lo que la bonificación acumulada a lo largo de todos estos años ronda el 40%”, aclara el actual presidente y alcalde de Bueu, Félix Juncal.

La sociedad pública apunta que actualmente hay 165 entes locales que solicitaron este sistema de compensación, al que la Mancomunidade do Morrazo se sumó en 2019. La bonificación acreditada ese año fue de casi 54.000 euros, en 2020 llegó a los casi 57.000 euros y en 2021 se disparó hasta los 170.200 euros. Esa diferencia estriba en que en los dos primeros ejercicios el ahorro llegó exclusivamente desde Moaña, mientras el año pasado ya contribuyeron los tres municipios: 56.000 euros en Moaña, 74.600 en Cangas y casi 40.000 en Bueu. Así, la cuantía bonificada en los últimos tres años supera los 280.800 euros.

El ahorro previsto para el actual ejercicio 2022 se prevé aún mayor. Los ayuntamientos que están adheridos al sistema de Sogama –un total de 295 en Galicia– pagaron en 2021 un canon de 69,48 euros por tonelada, que para este año se reducirá en un 5% y quedará en 66 euros. Las entidades que acrediten cumplir con los requisitos exigidos para la bonificación de la factura, como es el caso de la Mancomunidade do Morrazo, tendrán una reducción todavía más significativa porque pagarán un canon de 59,40 euros.

El presidente de Sogama, Javier Domínguez, y el de la Mancomunidade, Félix Juncal, hace unos días en A Portela con responsables del servicio de recogida. | // SANTOS ÁLVAREZ

El ahorro para la Mancomunidade do Morrazo no acaba aquí. Hace unos días el presidente de Sogama, Javier Domínguez Lino, visitó las instalaciones de A Portela junto a Félix Juncal y ambos perfilaron el próximo convenio que servirá para reducir aún más la factura. Un acuerdo que se sostiene en el uso que hace Sogama de la planta de transferencia de A Portela. La Mancomunidade recibirá una compensación de 4,75 euros por cada tonelada que trate aquí y se envíe a Cercerda. “A una media de 24.000 toneladas anuales estamos hablando de un ahorro cercano a los 115.000 euros”, explican las dos partes.

El principal objetivo de este sistema de bonificaciones es fomentar el reciclaje y reducir la aportación de residuos de la bolsa negra, que es la que va al contenedor verde o fracción resto. En 2019 la Mancomunidade do Morrazo se quedó por debajo de las 24.000 toneladas, en 2020 esa cifra subió hasta rozar las 25.000 y el año pasado volvió a registrar un significativo descenso de casi 600 toneladas, hasta quedarse en 24.384.

Desde Cangas se enviaron 10.687 (casi 260 menos que el año anterior), Moaña llegó a las 8.000 (una reducción de cas 200) y Bueu se quedó en 5.666 (casi 140 menos). Los datos constatan la incidencia que tiene el verano y el aumento poblacional que experimenta la comarca en los meses centrales de la temporada estival. Según los datos aportados por Sogama, julio y agosto son los únicos meses en los que Cangas supera las 1.000 toneladas mensuales; en Moaña se rebasan las 800 y en Bueu se mueven entre las 550 y las 610. Cifras que no se registran durante el resto del año.

La reunión celebrada hace unos días en Bueu para presentar a la hostelería la campaña de recogida "puerta a puerta". SANTOS ALVAREZ

La reducción del peso de la bolsa amarilla viene acompañada de un mayor peso de la amarilla, que es la que se refiere a la recogida selectiva para el reciclaje. En 2019 el conjunto de la comarca recicló 606 toneladas, en 2020 se llegó a las 680 toneladas y en 2021 se superaron las 700. Los tres concellos registran incrementos porcentuales en el entorno del 3%, lo que sitúa a la Mancomunidade do Morrazo por encima de la media de Galicia.

A pesar del aumento en el reciclaje y recuperación de residuos las cifras aún no llegan a lo que exigen las normativas autonómica, estatal y de la Unión Europea (UE), por lo que desde la Mancomunidade seguirán apostando por nuevas campañas de concienciación.

Cangas cita a la hostelería el 19 de mayo

Una de las iniciativas más importantes que impulsa la Mancomunidade es la campaña para la recogida de biorresiduos en la hostelería, cuyos establecimientos entran en la categoría de grandes productores. El martes se celebró una reunión informativa en Bueu, mañana está prevista otra con el sector en Moaña (a las 17.00 horas en el salón de plenos) y Cangas finalmente convoca a su sector para el próximo jueves 19 de mayo a las 17.00 horas en el salón de plenos.

Compartir el artículo

stats