Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La toxina solo mantiene abiertos dos polígonos de bateas de la comarca

Trabajos, ayer, en bateeiros del muelle de A Mosqueira. | G.N.

El episodio de toxinas lipofílicas que afecta al sector mejillonero de la ría de Vigo desde mediados de abril se agudizó en los últimos días. Hasta el punto de que el lunes solo estaba abierto uno de los polígonos situados frente a las costas de Cangas y Moaña. Ayer los biólogos del Intecmar permitieron la apertura de un segundo sector.

En estos momentos los productores de mejillón con su puerto base en A Mosqueira o Domaio solo pueden extraer producto en los polígonos Cangas C y Cangas E, ubicados frente a la parroquia de Meira y entre Domaio y el Estrecho de Rande respectivamente. De momento los polígonos de la ensenada de San Simón siguen libres de la toxina.

En cuanto a los bateeiros con su puerto base en Bueu, tienen los tres polígonos cerrados desde el pasado 30 de marzo y los que trabajan desde el muelle de Aldán, por su parte, habían sufrido un cierre el 14 de abril y desde el pasado jueves tampoco pueden extraer producto en el otro sector de esta ría.

De momento los efectos en la economía de un sector clave para la comarca no son grandes, al encontrarse en fase de cría. De cara a junio debería comenzar la extracción de producto con mayor intensidad si la toxina lo permite.

Compartir el artículo

stats