Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

En libertad el dueño del astillero de A Xunqueira tras declarar por el caso de las "narcolanchas"

Manuel Parcero, en 2019, en las instalaciones del astillero que dirige en Meira. | GONZALO NÚÑEZ

Ingreso en prisión para ocho personas y libertad para otras ocho. Es el balance de la jornada de ayer en el Juzgado número 3 de Cambados en donde declararon 16 de los 19 detenidos en la denominada Operación Kerumán-Samario contra la construcción de planeadoras ilegales para introducir droga por vía marítima que implicó redadas el martes en diferentes localidades, entre ellas Moaña. En este municipio se registró el astillero A Xunqueira, en Meira, y se detuvo a su propietario, Manuel Parcero, de 78 años, al que la juez dejó ayer en libertad , tras una declaración que se prolongó durante poco tiempo. Como el resto de detenidos inicialmente sigue en calidad de investigado hasta que concluya todo el proceso.

Agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional conducen a uno de los detenidos.   | IÑAKI ABELLA

Agentes de la Guardia Civil y la Policía Nacional conducen a uno de los detenidos. | IÑAKI ABELLA

Fuentes cercanas a la familia mostraban ayer por la tarde su alivio tras su puesta en libertad alegando que, como indicó su defensa legal el miércoles, solo se le incluyó en la investigación por la narcolancha que, en la madrugada del 16 de enero, acabó calcinada frente a este taller industrial de O Cocho, sin que en el registro del martes se encontrase ninguna prueba.

Aquella planeadora ardió frente a las instalaciones de su astillero cuando estaba cargada de garrafas de combustible y, al presentar tres motores de alta potencia, tenía previsto salir para una presunta descarga de droga en un barco de alta mar. La misma noche en la que los bomberos se afanaban en sofocar el fuego la Guardia Civil recogía pruebas en el entorno, pues nunca aparecieron los tripulantes que escaparon tras el incendio y que, presuntamente, dejaron ropa tirada en la subida hacia la capilla de A Peregrina.

Un arrestado, camino de los vehículos policiales.   | IÑAKI ABELLA

Un arrestado, camino de los vehículos policiales. | IÑAKI ABELLA

Despliegue policial ante las declaraciones en Cambados. | I.A.

La detención de Parcero había sorprendido a la parroquia de Meira, al tratarse de un vecino muy conocido e implicado durante muchos años con el club de remo local, que llegó a presidir. Además, es reconocido por todos los vecinos por su dedicación “incansable” al trabajo, que nunca dejó pese a su edad.

El astillero que dirige siguió trabajando con normalidad a lo largo de los últimos días y, aunque el personal reconocía “cierta inquietud”, manifestaba su deseo de que la situación se resolviese rápido y el propietario quedase cuanto antes en libertad.

Un mes después de la narcolancha incendiada en Meira se registró otra presunta descarga de droga frustrada. En esa ocasión una planeadora también con tres motores iba a ser botada en el muelle de San Adrián (Vilaboa), pero quedó atascada en el camión que la transportaba. El ruido alertó a los vecinos del entorno que dieron aviso a la Guardia Civil y acabó deteniendo a los dos conductores del camión, que permanecen en prisión a la espera de juicio.

Tres de los investigados podrán salir de la cárcel si abonan fianzas que llegan hasta los 20.000 euros

En cuanto al resto de detenidos en esta operación, todos investigados por delitos de contrabando, contra la salud pública y pertenencia a organización criminal, la juez de Cambados ordenó a media tarde el ingreso en prisión de ocho de los detenidos a los que hay que añadir un noveno, el grovense de 52 años y al que se le atribuye el liderazgo de la banda, Francisco Javier Otero Magdalena. detenido el sábado en Algeciras y en prisión desde el martes. Tres de ellos, de todos modos, podrán eludir la cárcel en cuanto abonen una fianza, de 8.000, 10.000 y 20.000 euros.

La redada se dirige contra una presunta organización dedicada a la fabricación de lanchas rápidas ilegales con las que alijar cargamentos de hachís entre Marruecos y el Sur de España. Se produce tras año y medio de investigación del EDOA de la Guardia Civil y de la Udyco de Pontevedra.

Las demás detenciones se practicaron entre el martes y el miércoles pasados, hasta un total de 19, según el cómputo facilitado por fuentes oficiales. Durante la jornada de ayer pasaron a disposición judicial 16 de estos arrestados, pues los tres restantes son Otero Magdalena y otras dos personas, que quedaron en libertad en sede policial. De esos 16 investigados, la juez que coordina la investigación decretó la prisión provisional, comunicada y sin fianza para cinco de ellos.

Fuentes consultadas manifiestan que los investigadores atribuyen a algunos de los imputados que ingresaron en prisión el liderazgo de la banda, y la iniciativa para la construcción de las “narcolanchas”, mientras que los otros serían trabajadores del sector naval que presuntamente tuvieron un papel destacado en la construcción de las naves. A todos ellos se les imputan delitos de contrabando (por la presunta fabricación de las planeadoras), pertenencia a organización criminal, y contra la salud pública por el tráfico de sustancias que no causan grave daño a la salud. En este sentido, los investigadores localizaron recientemente flotando en el sur de España un alijo de hachís, y lo vinculan con esta organización.

La “Kerumán-Samario” se salda así con la detención de 19 personas, la intervención de 19 embarcaciones, 15 de las cuales se encontraban en Portugal y las cuatro restantes en Galicia. Los agentes también requisaron algo más de 70.000 euros en metálico, ordenadores, teléfonos móviles y documentación que ahora será necesario examinar.

Registros

Se llevaron a cabo una decena de entradas de registro, en poblaciones como Vilanova, Cambados, O Grove, A Illa, Ponteareas, Moaña, Caldas, Barro o A Lama, así como en el distrito portugués de Braga, donde uno de los investigados tenía una empresa dedicada precisamente a la fabricación de embarcaciones. Hay que tener en cuenta que en Portugal todavía no es ilegal la construcción de lanchas como las empleadas para el tráfico de drogas en España, y que esa es precisamente una de las razones por las que los narcotraficantes gallegos están acudiendo al país vecino para montar o esconder sus embarcaciones.

Esta ha sido la segunda gran redada desarrollada en Galicia en lo que va de marzo. Ambas tuvieron su epicentro en la comarca de O Salnés, ambas se coordinaron desde los Juzgados de Cambados y ambas fueron contra la construcción de supuestas “narcolanchas”. 

Compartir el artículo

stats