Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Concello ultima el convenio de Beluso y la cesión de dos tramos del vial provincial

Entorno del polígono de Beluso en el que se pretende acometer una reurbanización. | // GONZALO NÚÑEZ

Los planes para la reurbanización del centro de Beluso están a punto de entrar en su fase decisiva. El Concello de Bueu firmará en los próximos días el convenio urbanístico que le permitirá disponer de los terrenos del actual aparcamiento situado frente a la Casa do Pobo y su entorno mientras, en paralelo, aguarda a que la Diputación de Pontevedra oficialice en pleno la transferencia de dos tramos de la carretera provincial que une el polígono de Castiñeiras con el centro de la parroquia. Uno de ellos tendrá una importancia capital en el desarrollo de ese polígono de casi 3.500 metros cuadrados en el que se prevé una bolsa de vivienda pero, sobre todo, dotaciones de tipo comunitario, zonas verdes y estacionamientos, dentro de un proyecto que apuesta por la llamada ”movilidad amable”.

“Estamos sentando las bases del Beluso del futuro con un convenio que será esencial para el desarrollo de la trama urbana de la parroquia”, afirma el alcalde de Bueu, Félix Juncal. La aprobación de este convenio supondrá dar luz verde a un desarrollo que reorganizará urbanísticamente una de las principales áreas urbanas de Beluso. “No se trata solamente de reordenar los espacios sino también de potenciar la actividad comercial de la zona y consolidar el casco urbano como un espacio importante con equipamientos públicos”, señalan tanto el regidor buenense como el concejal de Urbanismo, Martín Villanueva.

La idea que maneja el gobierno local para esa zona es la de crear más espacios peatonales en torno a la actual plaza y a la Casa do Pobo, sin que esto vaya en detrimento de una buena comunicación viaria, ya que se abriría un nuevo vial de conexión entre la carretera provincial EP-1301 y la PO-315 de titularidad autonómica y que une Bueu y Aldán. Desde el Concello también se insiste en que la apuesta por lo peatonal no tendrá una repercusión negativa en el número de plazas de aparcamiento, que se mantendrán en la zona, aunque con una diferente distribución.

“Estamos sentando las bases del Beluso del futuro”, asegura Félix Juncal

decoration

Será el propio Concello el que se encargue de realizar los proyectos de urbanización y equidistribución, marcando las líneas maestras del plan. Los propietarios privados, por su parte, serán los responsables del diseño de los bloques residenciales en un área en la que el Plan Xeral de Ordenación Municipal permite una edificabilidad de 0,85 con una distribución de bajo y dos plantas.

La inminente firma del convenio entronca con la cesión de un tramo de la carretera provincial EP-1301, el más próximo a su confluencia con la PO-315, en lo que sería la última pieza para poder encajar todo el desarrollo urbanístico del denominado POL-12, un polígono de suelo urbano no consolidado. El Concello solicitó en su momento esta cesión así como otro tramo del mismo vial a su paso por el polígono de Castiñeiras –el situado entre las rotondas–, en el que tiene previsto ampliar la dotación de aparcamientos, una vieja demanda de los empresarios del lugar. Ambas cesiones irán al pleno provincial para su aprobación, pero después deberán ser trasladadas a la Xunta para que avale la decisión.

Desde el gobierno local se subraya que la ejecución del convenio supondrá dar un paso más hacia la reinvención del centro urbano de Beluso, en una apuesta que se inició el año pasado con una actuación a través de la Rede Ágora. Los trabajos estuvieron centrados en la red viaria municipal que confluía en esa zona de Beluso. “Ya entonces nuestra intención era acometer un plan más ambicioso, aunque fuese en diferentes etapas”, explica Félix Juncal.

Compartir el artículo

stats