La Fiscalía pide cuatro años de cárcel y 900 euros de multa para un varón que fue detenido en la carretera que conecta O Igrexario con Vilanova (EP-1005) en la parroquia canguesa de O Hío, con distintas cantidades de droga. Los hechos ocurrieron el pasado 25 de febrero cuando el acusado circulaba como copiloto de un coche Volkswagen Golf. Sobre las 18.00 horas el vehículo fue parado en un control preventivo de la Guardia Civil.

Ante la actitud de nerviosismo del copiloto los agentes realizaron un registro superficial externo. El acusado se llevó varias veces las manos a la zona genital tratando de ocultar lo que portaba y dificultando la labor de los agentes. Éstos le pidieron que mostrase voluntariamente lo que ocultaba en la vestimenta y, tras varios requerimientos, extrajo una bolsa de plástico transparente con cierre hermético que contenía las sustancias ilegales.

En concreto se le incautaron 5,601 gramos de la droga sintética MDMA con una riqueza del 85%; 0,951 gramos de cocaína con una riqueza del 63%; 1,147 gramos de cannabis; otros 0,291 gramos de MDMA con una pureza del 45%; y al menos 0,078 gramos más de MDMA con una riqueza del 85%.

La acusación entiende que el varó portaba las sustancias con intención de comercializarlas de forma ilícita y alcanzarían un valor de mercado de 334,85 euros teniendo en cuenta su valor en gramos. En el momento de la comisión de los hechos el acusado mantenía un consumo habitual de cocaína y cannabis, pero la Fiscalía entiende que sus capacidades intelictivas no estaban afectadas. Se expone a un delito contra la salud pública en la modalidad grave y la pena máxima que podría sufrir es de 4 años de cárcel. El acusado cuenta con antecedentes penales, pero estos no son computables a efectos de reincidencia.