Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bueu recupera el remanente positivo de tesorería y cierra 2021 con un superávit de 880.000 euros

Félix Juncal y Julio Villanueva, en el centro de la image, durante el pleno de los presupuestos de esta semana. | // SANTOS ÁLVAREZ

El pleno de Bueu aprobó inicialmente los presupuestos municipales de 2022, con unas cifras que rozan los 7 millones de euros. Justo antes el departamento de Intervención ponía el cierre al ejercicio económico de 2021 con la liquidación presupuestaria. El Concello regresa a la senda del remanente positivo de tesorería, después de que esta tendencia se rompiese en 2020 por culpa del COVID-19, y concluyó el año con un superávit por encima de los 880.000 euros.

Así figura en el informe de Intervención aprobado por resolución de Alcaldía, en el que se desglosan las grandes cifras del presupuesto del anterior ejercicio. El vicealcalde y concejal de Facenda, Julio Villanueva, destaca que el resultado positivo del presupuesto está marcado por la regularización catastral incoada por la Dirección General del Catastro. “La mayoría del procedimiento se desarrolló durante el propio año 2021 y por ello el nivel de ingresos superó lo que se preveía inicialmente”, explica.

Los técnicos apuntan en su informe que el remanente de tesorería total rozó los 1,4 millones de euros. Pero a esta cifra hay que restarle los conocidos como saldos de dudoso cobro, que en la actualidad suman 741.000 euros. “Que de momento no se hayan cobrado no significa que no se vayan a cobrar parcialmente o en su totalidad”, apunta a su vez el alcalde, Félix Juncal.

De esta manera queda lo que se denomina como remanente de tesorería para gastos afectados, que ya tienen una finalidad predeterminada y que ascienden a 618.500 euros. Y finalmente se obtiene el remanente de tesorería para gastos generales, que vuelve a tener signo positivo: 18.624 euros. Es una cuantía pequeña, casi simbólica, pero “lo importante es que confirma y consolida el trabajo de los últimos años”, afirman Juncal y Villanueva.

La liquidación presupuestaria de 2017 fue la primera en la historia reciente del Concello de Bueu que arrojó un saldo positivo de tesorería, que rozó los 220.000 euros. En 2018 se mantuvo esa inercia, al igual que en 2019, cuando el remanente alcanzó los 185.000 euros. La tendencia solo se interrumpió en 2020 a causa de los efectos de la pandemia sanitaria del coronavirus.

El bipartito BNG-ACB subraya que durante el último ejercicio se realizó un esfuerzo para reconocer el máximo número posible de obligaciones y facturas, lo que redunda en que, a diferencia de otros años, en el presente aún no se tramitó ningún reconocimiento extrajudicial de créditos, tal como destaca Julio Villanueva.

Al día con la Mancomunidade

Durante el debate presupuestario de esta semana Félix Juncal resaltó que el Concello de Bueu también ha conseguido ponerse prácticamente al día en sus pagos a la Mancomunidade do Morrazo. Durante una época el consistorio bueués hacía frente a sus compromisos con el ente supramunicipal a año vencido. “En el anterior ejercicio nos quedaron pendientes las facturas de seis meses y en esta ocasión ya las hemos reducido a solo tres o cuatro mensualidades”, señalaba ayer.

Compartir el artículo

stats