Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La oposición deja solo al bipartito en su intento por reactivar O Beque con un canon simbólico

Mesas al aire libre y las pistas de tenis de O Beque. | SANTOS ÁLVAREZ

El Concello de Moaña cuenta ya con el anuncio de varios vecinos interesados por la gestión del complejo turístico, deportivo y de ocio de O Beque, una instalación municipal que se encuentra en desuso desde el año 2011 pese a los múltiples intentos por volver a poner el espacio de nuevo en funcionamiento desde entonces. A esta situación se llega después de que el bipartito aprobase inicialmente, en el pleno del jueves, el proceso para conceder estas instalaciones por concurso público y por un plazo de 10 años. Para conseguir ofertas y que el concurso no vuelva quedar desierto, se apuesta por un canon simbólico de apenas 1.200 euros anuales.

El bipartito no encontró el respaldo de la oposición, que se abstuvo, y se quedó en solitario en la aprobación para iniciar un expediente que cuando entre en exposición pública podrá ser sometido a cambios mediante alegaciones de vecinos e interesados, antes de iniciar el proceso de licitación.

La alcaldesa, Leticia Santos, explicó que la intención es que O Beque “se convierta en una fuente de dinamismo social y deportivo, a la vez que contribuye a la creación de puestos de trabajo”. Desde la oposición el concejal de XM, Javier Carro, afeó un régimen de concesión al entender que “se está privatizando de un plumazo la joya de la corona del Concello en materia de naturaleza” y criticó que “se vaya a permitir el cobro por el uso de las pistas deportivas por parte de los vecinos”. Desde el BNG, Odilo Barreiro recordó que “para una gestión directa municipal sería necesario sacar nuevas plazas de puestos de trabajo”.

Araceli Otero, desde el PP, consideró “muy pobre” el estudio económico y las mejoras previstas. Y es que la fórmula que elige el Concello es la de un contrato de obras que obligue al concesionario a asumir actuaciones por un importe de 18.540 euros como una habitación adaptada con baño en la planta baja del edificio o reparaciones varias y trabajos de jardinería.

De todas formas, el canon simbólico también se justifica porque la empresa que asuma O Beque debe acometer otra inversión inicial en adquisición de mobiliario para la cafetería y el albergue o de electrodomésticos y menaje para el restaurante. Se estima todo el gasto en casi 48.000 euros.

Las instalaciones de O Beque suman 9.306 metros cuadrados y cuentan con un albergue con 23 plazas en nueve habitaciones y un restaurante-bar así como las pistas deportivas que se podrán alquilar. Eso sí, el espacio no podrá funcionar como camping. El estudio económico estima para la concesionaria un beneficio neto de 464.000 euros en una década de contrato.

Ante las críticas de la oposición al proceso, el concejal nacionalista, Odilo Barreiro, alegó que con el paso dado el jueves “estamos resolviendo un marrón. Porque en 2011 el gobierno del PP expulsó a la persona que regentaba el restaurante y las instalaciones quedaron abandonadas. Cuando intentaron reactivarlas ya había cambiado la normativa. Ahora tratamos de que vuelvan a estar activas y se conviertan en un polo de atracción turística”.

La regidora, por su parte, recuerda que se encuentran a unos 500 metros de la variante moañesa del Camiño da Costa que intenta promocionar el Concello y alega que “desde la pandemia el turismo rural y de naturaleza recibió un impulso”.

Compartir el artículo

stats