Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La flota de bajura levanta el amarre y vuelve al mar... hasta el martes

La protesta de ayer en Bueu de marineros y transportistas. GONZALO NUÑEZ

La flota de bajura regresará hoy al mar después de tres días de paro y protestas por el precio del combustible. Es una especie de voto de gracia, a la espera de que los compromisos expresados ayer por el ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas, se concreten y desarrollen en el Consejo de Ministros del próximo martes. Si las medidas no son las esperadas el sector no descarta amarrar de nuevo y adoptar acciones más contundentes, tal como manifestaba a última hora de ayer el presidente de la Federación Provincial de Confrarías de Pontevedra y patrón mayor de Bueu, José Manuel Rosas.

En la reunión en Madrid con el ministro participó el presidente de la Federación Nacional de Cofradías, el gallego Basilio Otero; y responsables de las patronales de armadores Cepesca y la acuícola Apromar. Al concluir Basilio Otero mantuvo una videoconferencia con las federaciones de cofradías, a las que explicó el paquete de medidas que pone encima de la mesa el Gobierno: bonificar el combustible, en un porcentaje o tope todavía por concretar; facilitar el acceso a créditos ICO a bajo interés; la supresión de las tasas portuarias, que es algo que favorece más a los compradores que al sector, pero que puede animar el consumo; y el estudio de la posible exoneración de las cuotas de la Seguridad Social. Esta última era una de las medidas más demandadas por el sector y su posible aplicación la está estudiando el Ministerio de Seguridad Social, tal como expuso ayer Luis Planas.

Son todas medidas de brocha gorda, ahora queda concretar la letra pequeña y hasta dónde está dispuesto a llegar el Gobierno central. En el seno de la Federación Nacional de Cofradías acordaron por unanimidad dar una especie de tregua hasta el martes, día en el que se reúne el Consejo de Ministros. Si entonces el alcance de los compromisos no es el esperado, las medidas de presión volverán.

La reunión de la flota de bajura, ayer en la lonja de Cangas. | // GONZALO NÚÑEZ

Ayer por la mañana ya hubo diversos movimientos. En Bueu hubo una manifestación por el centro del municipio. En Cangas, los marineros celebraban una asamblea informativa en el interior de la lonja de cara a la reunión de la tarde en la Federación Provincial en Arcade. El sector se mostró dispuesto a seguir el paro si las explicaciones de Planas no eran satisfactorias y no había mejoras. También dejaron sentir cierto malestar porque el amarre no resultaba efectivo porque el pescado seguía llegando a los clientes por las descargas de los barcos de Gran Sol en los grandes puertos y de los marineros de Portugal, a través de intermediarios, donde no hay protestas como las de Galicia por la subida del precio del combustible.

Un joven marinero protesta ayer en el puerto de Bueu con una cacerola. GONZALO NUÑEZ

Multitudinaria manifestación en Bueu: "Nos arruinamos trabajando y nos ahogamos en tierra, no en el mar"

Marineros, transportistas y vecinos se echaron ayer a la calle en Bueu para protestar por los precios de los combustibles, la energía y los “abusivos impuestos”. Fue una manifestación casi improvisada, convocada de manera espontánea el martes por la tarde a través de grupos de whatsapp, y que reunió a cerca de un millar de personas por el centro del municipio. La marcha salió desde la explanada de la lonja, encabezada por pancartas que decían “A nós sóbenos o gasoil e Sánchez pasea no Falcon” o “Este gobierno quiere acabar con el sector primario”

Los participantes recorrieron un tramo de la Avenida Montero Ríos y luego se dirigieron hacia el dique del muelle de Bueu, donde había una quincena de camiones que hicieron sonar sus bocinas y cláxones a la llegada de la marcha a modo de apoyo y bienvenida. Así, dos de los sectores más directamente afectados por el alza de los combustibles y de los precios mostraban su unidad ante un problema común.

Desde la Policía Local reconocían que la movilización carecía de autorización, pero en ningún momento se impidió y tanto Policía Local como Guardia Civil se limitaron a vigilar que la protesta se desarrollase de manera pacífica, como así fue, y a regular el tráfico. Entre los asistentes estaban representantes políticos de los grupos de la corporación. El patrón mayor de Bueu, José Manuel Rosas, reconocía que la protesta se convocó al margen del pósito. “No hay nada que reprochar, entiendo perfectamente a la gente porque está indignada y al límite”, decía.

La manifestación tuvo lugar el mismo día en que estaba prevista en Madrid la reunión entre el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y los representantes del sector, un encuentro clave para intentar desbloquear el conflicto para que la flota vuelva al mar. “Dicen que Putin pensaba que la guerra en Ucrania iba a ser un paseo, pero este gobierno no se da cuenta de que también está perdiendo a los españoles que estamos protestando. Llevamos muchos meses aguantando el ataque de nuestros dirigentes hacia el sector primario, unos dirigentes que demuestran su soberbia y prepotencia cuando no quieren sentarse a negociar”, decía José Malvido, patrón del “Punta Trimiño Dous”. Estaba acompañado de su hijo Eloy, que trabaja con él a bordo, y de su esposa, María Teresa Otero, que vende sus capturas en la plaza de abastos. “Nos cosen a impuestos y no podemos salir a trabajar; da igual el pescado que cojas, todo son pérdidas”, clamaban ayer.

La concentración reunió a casi una quincena de camiones, que luego protagonizaron una marcha lenta. GONZALO NUÑEZ

Uno de los marineros que portaba una de las pancartas que encabezaba la marcha era José Goberna, que resumía de manera muy gráfica la situación de la pesca artesanal: “No nos ahogamos en el mar, nos ahogamos en tierra entre gastos e impuestos”. Al igual que muchos de sus compañeros explica que en las actuales circunstancias pierde dinero cada vez que salen del muelle. “Los días previos al paro no facturé ni 50 euros, pero los gastos están entre los 70 y 80 euros diarios. Es una situación inasumible”, explicaba ayer en el espigón del puerto.

El punto en el que acabó la manifestación no era casual. Allí está el surtidor de combustible que sirve a los barcos del puerto de Bueu y en sus inmediaciones había cerca de quince cabezas tractoras de camiones. Unos camioneros que afrontan su undécimo día de paro y que ayer llegaron a Bueu en marcha lenta y luego pusieron rumbo a Marín, también a paso lento. “Estamos aquí porque este es un problema que nos afecta a todos, todos somos uno”, afirmaba ayer el camionero Manuel Loira, de la empresa Transportes Loira, de Bueu. Él también era muy claro a la hora de exponer los costes a los que se enfrenta el sector del transporte desde hace meses. “En los últimos tres meses pasamos de pagar 600 euros por llenar un depósito de 500 litros a abonar casi 900 euros”, ejemplificaba.

Marineros muestran una de las pancartas de ayer en la concentración. GONZALO NUÑEZ

Los tres camiones de su empresa llevan parados desde el primer día del paro y cada día de inactividad les cuesta 200 euros. “Pero es mejor eso que salir a la carretera. Estamos trabajando a pérdidas, manteniendo algunos servicios por ayudar al cliente porque todos lo estamos pasando mal. Pero es que mes a mes las pérdidas van a más”, argumenta Manuel Loira. “Es muy triste, pero nos estamos arruinando a base de trabajar; esto solo pasa en España”, concluía.

Compartir el artículo

stats