Un mensaje desde las aulas contra el vandalismo

Una de las carreras celebradas en la jornada de ayer.

Una de las carreras celebradas en la jornada de ayer. / Santos Álvarez

El centro de Cangas se tiñó ayer del verde de los chándales del alumnado del colegio Eduardo Pondal, que salió a las calles a propagar su mensaje contra el vandalismo. Lo hicieron con la celebración de la primera Carreira Cívica, con salida y llegada en la Praza das Pontes, y en la que el objetivo no era otro que llevar fuera de las aulas la concienciación social para erradicar los actos vandálicos en el municipio y en cualquier otro punto de la geografía comarcal. Casi 200 alumnos del centro educativo pusieron de este modo el colofón a un proyecto en marcha desde el pasado septiembre.

Unos 200 alumnos del colegio Eduardo Pondal participaron en la Carreira Cívica para concienciar sobre esta lacra social

“La idea es que partiendo de los niños logremos concienciar a toda la sociedad”. Así resume Carmen Vilas, una de las profesoras al frente del proyecto Sen Vandalismo, el verdadero objetivo de una iniciativa que nació el pasado mes de septiembre bajo el paraguas de la Fundación Barrié de la Maza y de la Asociación para la Prevención y la Educación Social (APES), y que ayer tuvo su punto culminante con la celebración de la primera Carreira Cívica.

CARRERA CONTRA VANDALISMO ORGANIZADA POR COLEGIO EDUARDO PONDAL EN CANGAS

Los más pequeños aguardando su turno para salir a correr. / Santos Álvarez

Unos 200 alumnos del colegio Eduardo Pondal –se invitó a otros centros, pero sin éxito– tomaron parte en una prueba que partía de la Praza das Pontes para realizar un recorrido por el helipuerto, naves de Ojea, jardines de O Sinal, Capela do Hospital (donde se situaba una meta volante) y regreso por los jardines de O Sinal y la parte trasera del concello hasta llegar a la Praza das Pontes. Curso a curso los estudiantes fueron saliendo a completar una carrera en la que la parte competitiva era lo de menos. Prueba de ello fue la instalación de dos puestos informativos gestionados por los propios alumnos, donde se repartían chapas a cambio de un donativo. El dinero recaudado será donado al centro Juan XIII para que su taller ocupacional de carpintería lo destine al arreglo de mobiliario público víctima de actos vandálicos.

La intención es que esta carrera se afiance en el calendario y el proyecto tenga una continuidad. De hecho, en el centro se estudia poder llevar la prueba a los concellos de Bueu y Moaña, si bien se está estudiando la logística para ver si sería factible.

El proyecto Sen Vandalismo ha implicado a todo el colegio con sesiones en las que el alumnado aprendió en qué consistía, sus causas y consecuencias e incluso contempló salidas para ilustrar con imágenes zonas que han sido dañadas dentro del municipio por este tipo de actuaciones.

Suscríbete para seguir leyendo