Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las ventas en las lonjas rozan los 10 millones de euros y Cangas cierra su mejor año con 4,2

Un navalleiro de Cangas selecciona ayer el producto de Cíes, que en 2021 fue el que aportó más ingresos a la cofradía. | // GONZALO NÚÑEZ

Las lonjas de O Morrazo cerraron el año 2021 con un más que notable aumento en su volumen de negocio con respecto a 2020, un ejercicio que estuvo marcado por los peores momentos de la pandemia sanitaria del COVID-19. La facturación de los pósitos de Cangas, Bueu, Moaña y Aldán-O Hío se acercó a los 10 millones de euros, casi un 25% más que en 2020, que se cerró por debajo de los 7,5 millones de euros. Todos los pósitos experimentan una subida en sus cifras, pero por encima de todos destaca el caso de Cangas. Los datos de la plataforma Pesca de Galicia confirman que la cofradía canguesa acaba de cerrar el mejor año de su historia, con unas ventas de 4.234.650 euros. Es un incremento de nada menos que 1,1 millones con respecto a 2020.

En la recuperación del volumen de negocio influyen varios factores: los distintos oficios del mar pudieron trabajar con normalidad todo el año, no como en 2020, un annus horribilis por culpa del coronavirus y que estuvo marcado por el confinamiento; un mayor tirón del consumo, sobre todo en el canal de la hostelería; o la recuperación de algunas especies, en especial el pulpo. Esto se nota particularmente en el caso de Bueu. La cofradía bueuesa vivió en 2020 el segundo peor ejercicio en las dos últimas décadas, con un balance de ventas en el que por primera vez el cefalópodo no fue el recurso que generó más ingresos porque fue superado por el erizo.

Un marinero de Bueu descarga las capturas de pescado de la jornada en el puerto. | // GONZALO NÚÑEZ

Las estadísticas de la plataforma Pesca de Galicia apuntan que Cangas completó en 2021 el mejor año de su historia. Al menos desde que existen registros. Es la tercera vez que supera los 4 millones de facturación y esta vez mejora los datos de las dos ocasiones previas: 4.164.160 euros en el año 2016 y 4.177.478 euros en 2018. La especie que generó las mayores ventas e ingresos fue la navaja, con más de 72 toneladas subastadas, con un volumen de negocio por encima de 1 millón de euros y con una cotización máxima de 32,60 euros. Esto supone prácticamente la cuarta parte de la facturación total de la lonja.

A continuación le sigue el percebe, que en las navidades de 2021 volvió a batir un récord histórico al alcanzar un precio de 250 euros el kilo en los días previos a la Nochebuena. Los percebeiros concluyeron el año pasado con algo más de 12 toneladas y casi 800.000 euros de facturación. A más distancia quedan el erizo, que rozó los 490.000 euros, y el pulpo, que superó los 363.000 euros.

La subasta del percebe de Cangas el día en que alcanzó los 250 euros euros el kilo. SANTOS ALVAREZ

El cefalópodo recuperó en Bueu su lugar de honor después de que la campaña 2019/20 fuese sencillamente catastrófica para el sector de la nasa, con escasas capturas y con muchas semanas amarrados a puerto porque la pesca no resultaba rentable. Al final de 2020 se subastaron poco más de 56 toneladas de pulpo, con unas ventas que rozaron los 450.000 euros, casi 800.000 euros menos que en 2019. En el recién finalizado 2021 los números son más acordes a la normalidad: más 115 toneladas y una facturación cercana a los 1,1 millones. Cifras que duplican de largo las estadísticas de 2020. El erizo aportó más de 415.000 euros y sigue siendo uno de los recursos más valiosos para Bueu; la navaja rozó los 400.000; y el percebe los 250.000 euros. Así, Bueu cerró el último año con unos ingresos que rozaron los 3 millones de euros, superando los resultados previos en más de 520.000 euros.

La Cofradía de Moaña también mejora en algo más de medio millón de euros sus datos con respecto a 2020. El pósito moañés, centrado en el marisqueo, acabó el último ejercicio con 1.906.337 euros de facturación, con la almeja japónica como principal fuente de ingresos (718.535 euros). Después le siguen la cornicha, con casi 400.000 euros; la almeja babosa, que rozó los 275.000 euros; y el berberecho, que superó los 240.000 euros.

Por último, la Cofradía de Aldán-O Hío echó el cierre a 2021 con casi 600.000 euros de volumen de negocio, un aumento de más de 100.000 con respecto a 2020. En su caso, las especies más cotizadas son la navaja, con más de 270.000 euros, y el pulpo, que supero los 181.000 euros.

Marineros en Cangas descargando esta semana sus capturas delante de la lonja. GONZALO NUÑEZ

El fantasma del paro en el transporte y la sexta ola frustran un año aún mejor

El balance de 2021 es a todas luces positivo, pero en el sector están convencidos de que pudo ser aún mejor. El último mes y medio del año, especialmente diciembre, estuvo marcado por varias circunstancias que lo impidieron. “La amenaza de la huelga de transportes hizo que muchos compradores se planteasen si comprar o no porque tenían miedo a no poder distribuir el producto. A ello hay que unir las restricciones de la última parte del año por el aumento de la incidencia del COVID-19, que hizo que se cancelasen muchas cenas y comidas de empresa y eso afectó a las ventas en las lonjas”, explican fuentes consultadas.

Y aún se puede sumar una tercer problema. “El precio de las capturas del marisqueo a flote en la ría de Vigo estuvo por debajo de lo esperado”, recuerdan. Aún así, cofradías como Cangas cerraron un diciembre increíble, con casi 710.000 euros de facturación solo en ese mes. Y ni siquiera fue el mejor diciembre de su historia porque en 2020 las ventas fueron de casi 740.000 euros. Si no llega a ser por los factores antes mencionados “hubiese sido un mes histórico”.

Compartir el artículo

stats