Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una canguesa, con cita para el digestivo dentro de un año

Trasplantada de córnea, el Sergas le negó la operación en Santiago y tuvo que acudir al privado

Cita que muestra la afectada con la fecha de noviembre de 2022. | // FDV

“Me dio ganas de llorar”, asegura una vecina de Cangas, cuya identidad prefiere mantener en el anonimato, cuando se desplazó a la ventanilla de un hospital en Vigo para preguntar por su cita en el especialista de digestivo, ya que estaba esperando desde noviembre pasado, y le confirmaron la fecha de 9 de noviembre de 2022. “Estas situaciones se tienen que saber porque es mentira lo que están diciendo que te dan la cita en uno o dos meses”, señala.

Explica que ella empezó a encontrarse mal en septiembre y acudió al centro de salud, en donde le realizaron una analítica que confirmó que padecía una infección por helicobácter. Entonces la derivaron al especialista de digestivo, pero como al cabo de 15 días seguía sin cita, desde el centro de salud le recetaron un tratamiento mientras no fuera llamada. Pasaron las semanas y la mujer asegura que acudió con su marido al hospital y aprovechó para preguntar por su cita porque seguían sin llamaban. Es ahí en donde se llevó la fatal sorpresa cuando le comunicaron que era para el 9 de noviembre de 2022, un año después de que le detectaran la helicobácter.

Esta vecina manifiesta su malestar con esta sanidad pública de la que ya sufrió su mal hacer cuando tuvo que operarse de cataratas y se vio obligada a hacerlo en un centro privado en Santiago. Confirma que siendo niña fue trasplantada de la córnea en ambos ojos en Madrid, y que hace 16 años fue trasplantada otra vez en Santiago, derivada desde Vigo. En 2011 le apareció una catarata en uno de los ojos y en 2020 en el otro, pero cuando la especialista del hospital de Vigo la iba a operar, se echó atrás en el propio quirófano por la complejidad y que no era viable. Ella intentó que el Sergas la derivara a Santiago, pero se lo denegó y acudió al Valedor do Pobo. Estaba desesperada, casi sin visión y realizó una consulta en el privado en donde le aconsejaron ser intervenida a la mayor brevedad por lo que tuvo que costearse los 3.000 euros de la operación. Una vez operada, recibió una carta del Valedor con la respuesta de la Consellería de Sanidade conforme su caso sí sería derivado al Servicio de Oftalmología de Santiago y se le pedía disculpas desde la Unidad de Atención al Paciente.

Compartir el artículo

stats