La planeadora que ardió la noche del sábado para el domingo en Meira acabó calcinada. El fuego se juntó con las garrafas de gasolina que tenía a bordo y que dificultaron las tareas de extinción. El barco sigue frente al astillero de O Cocho, acordonada por la Policía Judicial que esta mañana continuó realizando pesquisas para determinar lo ocurrido. Coge fuerza la hipótesis de que fuese utilizada para una descarga de droga u otras sustancias ilegales.