Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La comarca sufre cinco contagios de COVID cada hora y roza ya los 2.000 positivos

Asistentes, ayer, a la concentración por la atención primaria y de urgencias en Moaña. | GONZALO NÚÑEZ

La comarca de O Morrazo empeora día a día la crisis sanitaria que vive en esta sexta ola de la pandemia de COVID-19. Cuatro jornadas consecutivas lleva de escalada muy alarmante en el número de contagios, coincidiendo con la decisión de las autoridades sanitarias de contabilizar todos los positivos obtenidos mediante los “autotest” realizados con las pruebas de antígenos adquiridas en las farmacias. En solo 24 horas han sido diagnosticados como positivos en coronavirus un total de 128 vecinos, lo que supone más de cinco nuevos casos por cada hora y habla de un virus totalmente desbocado. Eso sí, la inmensa mayoría de los contagiados sufre síntomas leves o son directamente asintomáticos.

A dos días de que concluyan las restricciones al ocio nocturno dictadas por la Xunta antes de la noche de fin de año, O Morrazo acumula un total de 1.923 vecinos aislados por estar afectados por el virus, rozando ya los dos millares de casos y batiendo récords negativos día tras día.

Por municipios, la escalada se vuelve a cebar sobre todo con Cangas, que tiene a 960 vecinos aislados en estos momentos, con 60 nuevos positivos a lo largo del último día. En la segunda semana del año han contraído el virus un total del 657 cangueses.

En Moaña por su parte, el último día se han detectado 46 nuevos contagios alcanzando ya los 658 vecinos afectados por el COVID-19. Desde hace siete días se han contagiado 496 moañeses.

En lo que respecta a Bueu, nuevamente la escalada de casos es más contenida que en sus municipios vecinos. Hay en estos momentos 305 bueueses encerrados por culpa de haber arrojado un resultado positivo en un test. Eso sí, solo en el último día se han contagiado 22 vecinos. En la última semana han sido diagnosticados 214 nuevos casos de coronavirus en Bueu.

Hay que recordar que el Sergas está realizando un cribado masivo y gratuito en el Centro Social de Cangas, que comenzó el miércoles y concluye hoy, con pruebas entre las 8.30 y las 14.00 horas. Desde el miércoles se testaron 820 vecinos, de los que 84 eran positivos asintomáticos y deben pasar ahora por un periodo de confinamiento.

La semana que comienza hoy marcará la tendencia de si la sexta ola comienza a remitir o la comarca todavía sufre las consecuencias de las fiestas y reuniones familiares celebradas durante las navidades. Además, será capital el resultado de los test en la residencia de mayores de Aldán, el único centro de este tipo en O Morrazo y que este fin de semana llegó a contar con 7 mayores positivos, aunque uno de ellos logró superar ya el coronavirus.

Vellez Digna

Precisamente los casos en los geriátricos llevaron ayer a la Asociación Galega de Familiares e Usuarios de Residencias “Vellez Digna” a exigir la dimisión inmediata de la conselleira de Política Social, Fabiola García, o su cese por parte del presidente de la Xunta, asegurando que cayó en la “inacción” en la tarea de inspección.

Alertan de la situación en la residencia de Bembrive, “con más de 100 residentes y 4 trabajadoras contagiados”, y aseguran que en Aldán y Ribadumia se mantienen bajas las cifras “porque solo se hacen test a los residentes que presentan síntomas, no a todos”.

Vellez Digna pide que la inspección de Política Social investigue los contagios en estos centros de mayores, que obligue a realizar pruebas a todos los usuarios de las residencias en las que se detectaron algunos brotes y que se sancionen “las infracciones” en el cumplimiento de protocolos.

Finalmente, este colectivo reclama que se recupere la gestión pública de las residencias más afectadas por la pandemia.

Más de un millar de personas mantiene la exigencia de servicio de urgencias en Moaña y más ambulancias

Un domingo más, y ya van cinco semanas, la Mesa da Sanidade de Moaña convocó a los vecinos a concentrarse delante de un centro de salud cerrado para exigir la recuperación del servicio de urgencias, centralizado desde abril de 2020 en el Punto de Atención Continuada (PAC) de Cangas. Ayer acudieron al llamamiento más de un millar de vecinos que endurecieron también las exigencias para que se cubran las dos plazas vacantes de médicos en turno de tarde y para que se dote a O Morrazo de una nueva ambulancia de refuerzo, tras las críticas por los retrasos a la hora de atender a los tres moañeses que fallecieron desde el comienzo de año. Concha Trigo, por parte de la Plataforma en Defensa da Sanidade, criticó que “los ciudadanos estamos abandonados por el Gobierno en la gestión del COVID”, aludiendo a los “autotest” y a las dificultades para acceder a la atención primaria. “Estamos ante un centro de salud cerrado, el de Moaña. Igual que cierra cada sábado, domingo y festivo. En plena pandemia, tener un espacio médico cerrado es un lujo que no nos podemos permitir”, añadió. Trigo recordó que tratan de organizar una manifestación conjunta con la plataforma de usuarios de Moaña y otra en coche con colectivos similares de todo el área sanitaria de Vigo. Entre cánticos de “Coa nosa saúde non se xoga” y “Urxencias Xa”, intervino la alcaldesa, Leticia Santos, que pidió a los asistentes “persistir en la lucha” asegurando que si paran las movilizaciones “entenderán que estamos de acuerdo con esta situación”. Santos insiste en que a los moañeses se les están negando “derechos básicos” al obligarles a acudir a Cangas para las urgencias y al sufrir, más de 2.500 usuarios del turno de tarde, la falta de un facultativo de cabecera.

Compartir el artículo

stats