Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los colegios de Cangas denuncian su “abandono histórico” por el Concello y exigen inversiones

Los equipos directivos de los Ceip O Hío, A Rúa, Castrillón, Espiñeira, San Roque y Nazaret piden a la alcaldesa un presupuesto “digno” para mantenimiento de la escuela pública

El Ceip de O Hío, durante las últimas obras estructurales realizadas por la Xunta de Galicia. | // G.NÚÑEZ

Los centros públicos de educación infantil y primaria (Ceip) de Cangas padecen una “desatención histórica” por parte del Concello que les priva de un adecuado mantenimiento de las instalaciones y repercute en la calidad del servicio que se presta a miles de alumnos y sus familias. Una deriva que no ha enderezado el actual equipo de gobierno, al que los directores de los colegios A Rúa, O Hío, Espiñeira-Aldán, Castrillón-Coiro, San Roque-Darbo y Nazaret reprochan, en un escrito remitido a la alcaldesa, su desidia y falta de compromiso, que contribuyen a ofrecer una imagen de la escuela pública “nefasta”. Exigen a Victoria Portas un cambio de rumbo, con más inversiones y celeridad para realizar obras de mantenimiento y reparaciones.

Los equipos directivos hacen llegar a la regidora y a los demás miembros de la Corporación canguesa una queja “contundente”. Les recuerdan la responsabilidad de las entidades locales de encargarse de los trabajos de mantenimiento de las instalaciones de enseñanza pública, obligación “que no está siendo asumida” como debiera por los actuales gobernantes, como tampoco los anteriores en las dos últimas décadas, y reclaman a la alcaldesa poner fin a esa marginación.

Los desbroces de maleza se realizan con el curso ya iniciado, tras un verano con las hierbas y silvas dando una “imagen indigna”, con las instalaciones mal cuidadas y, algunas, con problemas de seguridad, averías eléctricas que tardan meses en ser reparadas y pequeños desarreglos que no se solucionan a tiempo y derivan en males mayores son algunas de las situaciones que describen las directoras y directores de los centros cangueses, a los que los sucesivos gobiernos municipales les plantearon dos modelos de mantenimiento: con operarios municipales de la brigada de obras o con una asignación de 3.000 euros anuales para realizar arreglos menores. “Tanto un modelo como otro fueron un fracaso”, en el primer caso por la progresiva reducción de operarios municipales y, en el otro, por “incumplimiento de los compromisos económicos” adquiridos con los equipos directivos.

“Resulta intolerable que el problema continúe sin solución un año más”, señalan los afectados, que ven caer en saco roto los informes de los centros educativos detallando sus carencias, mientras el número de incidencias crece y el Concello prioriza otras necesidades sobre las educativas. Ese proceder es “un desprestigio para la clase política que nos representa”, a la que instan a destinar un presupuesto “digno” para la escuela pública.

Compartir el artículo

stats