Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UTE conecta a la red de saneamiento los residuos de la plaza que acababan en O Señal

Los trabajos buscan eliminar los vertidos contaminantes a la playa y las multas de Augas de Galicia al Concello de Cangas | Aparecen monedas, pescados y una paleta de cerdo

La zona sigue vallada, a la espera de su pavimentación. | // G.M.P.

La UTE Gestión Cangas dio ayer por finalizadas las obras de conexión de las tuberías de pluviales y fecales de la plaza de abastos a la red general de saneamiento con el fin de evitar los vertidos contaminantes al mar en la playa de O Señal y, con ello, las multas que impone Augas de Galicia al Concello. Aún así, queda una tubería directa de pluviales que baja desde la calle San Xosé que podría generar algún problema si hay conexiones irregulares de fecales en ese tramo, ajeno a la actuación ejecutada.

Las nuevas conexiones están hechas y se cubrió con zahorra ese trecho a la espera de que pueda repisar y el terreno se asiente. Luego se hará la pavimentación, reposición de servicios y apertura definitiva al tráfico, que está cerrado desde las vísperas navideñas y que generó algunas quejas de las placeras, resueltas con la interrupción y reprogramación de los trabajos para que no coincidieran con los días de mayor actividad comercial.

En los últimos días, el camión que se utilizó para succionar los residuos y sanear el entorno extrajo gran cantidad de residuos, algunos tan llamativos como una paleta de cerdo curada y otros alimentos que podrían llevar años allí. También restos de pescado que procederían de las rejillas interiores de la plaza de abastos, además de monedas y otros objetos que se fueron acumulando en las tuberías, supuestamente arrojados de forma intencionada o accidental por comerciantes y clientes del mercado municipal.

Operarios de la UTE, con placeras y agentes de la Policía Local, supervisando ayer las obras. | // G.M.P.

Fugas y piedras

Carniceros y pescaderas también llaman la atención sobre una gran fuga de agua potable que socava la zona y causa muchos gastos al Concello. Creen que se debería aprovechar para solucionarlo, aunque podría obligar a levantar el suelo del mercado de abastos y causaría inconvenientes a la actividad.

Asimismo, algunos vecinos advirtieron de la presencia de grandes piedras de antiguo muro de contención de las mareas que fueron retiradas, y el edil Mariano Abalo preguntó por ello a la UTE. Esta asegura que están depositadas en una finca de Cabalo, en Beluso, aunque a disposición del Concello de Cangas.

Compartir el artículo

stats